Baños de la Encina

En esta ocasión no hablaré de una ruta, sino que lo haré de un destino. El motivo es simple, lo hicimos del tirón y sin fotos no se me ocurre qué comentar. Estoy pensando seriamente en hacerme con una cámara de casco y montar un motovlog con comentarios en directo para estas situaciones.

Os podría contar que quedé con Javi en Puertollano; que mientras desayunamos, me cambió el planteamiento que llevaba, -me vendo fácil, un café y aborto la ruta al momento- y que acabamos yendo por Fuencaliente hasta Cardeña, donde cogimos la carretera que cruza el Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro (A-420) para salir a la A-4 dirección Madrid, pasado Marmolejo.
Castillo de Bury Al-Hamma, Baños de la Encina, Jaen
También lo especial que está el campo, con lo bonita que es la campiña cordobesa cuando ha llovido a cántaros durante las últimas semanas y se pone todo de un verde intenso, aderezado con el toque de espectacularidad que da la sierra a la salida de las curvas de una carretera estrecha pero estupendamente asfaltada, cuando se pliega sobre sí misma en bellos cortados. Pero como decía, sólo os lo podría contar.
Embalse del Rumblar desde Baños de la Encina
El destino propiamente dicho es Baños de la Encina, en la provincia de Jaén. Si buscas imágenes sobre esta población, que por cierto, está cerca de la A-4, entre Guarromán y Bailén, aparece un vistoso castillo en lo alto de un cerro. El cerro del Cueto se denomina.
Plaza Mayor, Baños de la Encina, Jaen
Pero para ascender a él, primero hay que atravesar el pueblo por el casco antiguo hasta la Plaza de la Constitución, donde un poco antes de llegar, comienzan a aparecer las portadas blasonadas y el suelo empedrado.
Casa Consistorial, Baños de la Encina, Jaen
En esta plaza se encuentra la Casa Consistorial, del siglo XVI.
Plaza Mayor, Baños de la Encina, Jaen
y la iglesia de San Mateo,
Parroquia de S. Mateo, Baños de la Encina, Jaen
de comienzos del siglo XV con traza gótica, y acabada con detalles renacentistas a mediados del XVIII;
interior parroquia S. Mateo, Baños de la Encina
como principales elementos atractivos. Luego, ya cada ojo sacará sus propias conclusiones con el resto.
una casa de Baños de la Encina
Pero vamos hacia el castillo, que por ahí asoma, por lo que continuamos ya por la calle Santa María.
Castillo desde plaza Mayor, Baños de la Encina
Ésta se gestó durante los últimos años de la baja edad media como calle principal de acceso al castillo. Cuando la villa empieza a derramarse hacia la Plaza Mayor y al vecino cerro de la Calera, sufre cierto abandono,
C/ Sta Maria, Baños de la Encina
pero durante los siglos XVII y XVIII –momento en que se produce el gran despegue económico y demográfico de la villa- sufre una fuerte remodelación que la dota de la fisonomía actual.
Detalle c/ Sta. María
Haciendo las veces de hito separador entre la citada calle y los alrededores del castillo, -a mí me dio una primera impresión de ser una puerta de acceso a un primer recinto del castillo- se encuentra el Arco de los Benalúa. Nada más lejos de la realidad.
Arco de los Benalúa
Se trata de una portada de arco de medio punto rematada en altura por un frontón partido perteneciente a la entrada del patio principal de una de las caserías aceiteras del valle -Conde de Benalúa- que llevaron a cabo durante los siglos XVII y XVIII la introducción “industrial” del cultivo del olivar en esta campiña. Fue trasladado hace ventipocos años debido a la ruina de la edificación original.
olivar en Baños de la Encina, Jaen
Si quieres, mientras te doy una vuelta fotográfica alrededor del castillo, te cuento un poco sobre él. Hemos aparcado las motos en la explanada que hay bajo la puerta. No hay sombra, pero como aún no hace mucho calor, no hay problema.
Castillo de Burgalimar, Baños de la Encina
El Castillo, fortaleza de origen Omeya (siglo X) es conocido como de Burgalimar o Bury al Hamma. Está construido en tabiyya (material típicamente árabe realizado a base de una mezcla de arcilla, arena, cal y piedras muy menudas), un procedimiento de construcción mucho más rápido y barato que las cuidadas obras de mampostería o sillares
Castillo de Burgalimar, Baños de la Encina
Debía estar destinado al acuartelamiento de las tropas beréberes alistadas para las campañas anuales contra los cristianos, cuyo lugar de concentración final, ya en la frontera, era la fortaleza de Gormaz (Soria).
Iglesia de Baños de la Encina desde el Castillo
Está flanqueado por una robusta muralla almenada, con hasta catorce torres. A éstas se le sumó una decimoquinta, conocida como la Torre Cristiana del Homenaje. Es el conjunto fortificado mejor conservado del Califato de Córdoba, y a la vez uno de los castillos de época musulmana mejor conservados de España.
Muralla del Castillo de Baños de la Encina
A los más peliculeros, -y no me refiero a lo de tener mucho vello en donde la espalda pierde el nombre- les sonará de escenario de la peli "El Capitán Trueno y el Santo Grial".
Entrada al castillo de Baños de la Encina
Y para finalizar, lo de siempre; los cambios de dueño: fue conquistado por Alfonso VII en 1147, aunque, tras su muerte, volvió a manos de los musulmanes. De nuevo, en 1189, sería tomado, aunque también de forma efímera, por las tropas de Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León; para acabar a manos cristianas, no tras la batalla de las Navas de Tolosa, como pensaba en un primer momento, dada su cercanía; sino años mas tarde, en 1225 por Fernando III de Castilla.
Adorno castillo Baños de la Encina
Fue declarado Monumento Nacional Histórico-Artístico en 1931.

Al interior no pasamos, si no se hace con la visita guiada, no se puede, y como había que esperar casi media hora, nos fuimos a dar una vuelta y buscar un bar para comer.
Baños de la Encina, desde castillo
De esta forma, dando un paseo, buscando la forma de llegar hasta donde teníamos las motos sin volver por nuestros pasos, fuimos a dar con la salida secreta del castillo. -digo yo-
Salida de emergencia
Desde aquí, ya viendo que el paseo no tenía la salida esperada, dimos marcha atrás y a volver por el pueblo.
Si no conocías el lugar y pasas algún día cerca, no dejes de visitarlo, apenas es una horita de parada y visita y merece mucho la pena, dado que está casi en la misma autovía de Andalucía.
Baños de la Encina, Jaén
Espero que haya sido de tu agrado. Y recuerda, si te gusta, comparte.
V'sss

2 comentarios :

  1. Muy chulo el castillo. Paré hace un año cuando iba camino de Almuñécar y comimos allí. Qué gran recuerdo! Gracias por tu expléndido reportaje, como siempre, Maes. Saludos. V´ssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar