una típica: Camino Soria

Han pasado dos meses y unos días cuando, con la música de Sabina ambientando, me viene la inspiración o las ganas mas bien, de contar escribir la crónica, esta crónica, del último viaje que hice al norte de la península. Varios días previstos con cuatro ideas a medio determinar, una serie de hoteles ojeados y ninguna reserva. El motivo oficial de este viaje fue el acudir, como cada vez que puedo, a la concentración nacional del Club YBR, que en esta ocasión, se celebró en la localidad vasca de Olaberría, y luego alargar. Aunque en mi fuero interno, el motivo era diferente y como dice uno, mejor ir partido a partido.
Ermita de S. Saturio, Soria
He dejado la moto preparada, con el depósito lleno, las maletas cargadas y si me descuido, las llaves puestas. No quiero perder tiempo por la mañana en hacer estas tareas previas, que se me irá el tiempo y acabaré saliendo a las mil y una.

Es día 2 de Junio, a las 8:00 cuando giro la llave y Desirée inmediatamente cobra vida con su característico sonido bronco, que me pone... La dejo calentar mientras me coloco el casco y los guantes. Voy sin ninguna prisa, por lo que no pisaré autovía más que lo preciso. Aún así, solamente encuentro algo de problemas en Alcázar de San Juan y llevo un buen ritmo, por lo que el horario no se hubiera visto muy afectado.
jardines en Pozorrubio
Inicio la CM-310 hasta Villamayor de Santiago, donde viro rumbo norte por la CM-200 que me deberá conducir hasta Tarancón. A mitad de camino, paro en un bar a almorzar como es debido. Lo intento en Pozorrubio, y como suele ser habitual, elijo el peor bar de la comarca. Digo esto, simplemente porque no tiene más que bollería industrial, ¡y yo quiero un bocata lomo! Así que ni pa' tí ni pa' mi. Un café solo y marchando.
amapolas en el campo de Tarancón
Pasado Tarancón, en el inicio del nuevo tramo de la CM-200, en los alrededores de una conocida bodega, de moda en mi zona, no puedo obviar lo bien que queda el fondo rojo con el perfil azulón de mi preciosidad.
amapolas en el campo de Tarancón
Continúo por Barajas de Melo, los Zoritas, Albalate y Almonacid con el mismo soniquete de todas las veces: «tengo visita pendiente a esta zona»
Presa de Entrepeñas
Reposto en la gasolinera que hay enfrente de la central nuclear de Zorita, creo que en desmantelamiento, para justo tras saltar el curso del río Tajo, girar hacia Sayatón para acortar hacia Sacedón. Que lio de pueblos, ¿eh?
Embalse de Entrepeñas
El motivo de la ruta es ir en busca de la GU-999, que según tenía apuntado de leer las crónicas de los mil y un blogueros que sigo, debería ser una carretera rota excavada en la pared de roca, colgada en la verticalidad sobre las aguas del embalse de Entrepeñas.
Embalse de Entrepeñas
Pues no, cierto es que está recién asfaltada, que es una maravilla de recorrido, y que no me cansaría de rodar por ella, pero no es la que buscaba. Algo ha debido fallar. Lo único colgado ... sobre una ladera es el bonito pueblo de Alocén.
Alocén, Guadalajara
Este año, desde luego, tampoco creo que haya problemas de avenidas. Qué lástima.
Entrepeñas con puente y central de Trillo
Cuando cojo la N-204, me presento a las puertas de Cifuentes, aunque ni siquiera llamo, en la primera carretera que me sale a la derecha, la CM-2021, salgo pitando. Paré en una sombra a mitad de camino a comer algo de la reserva que llevo para contingencias, y pese a ser hora de comer, no tengo hambre y sigo.

Decía D. Camilo José Cela, en su Viaje a la Alcarria: «Al salir al terreno llamado de la Fuente de la Calinda, aparecen erizadas, violentas, las Tetas de Viana...» pues eso, estas son, las Tetas de Viana
Teticas de Viana
Y estas más artificiales, las chimeneas de la central nucelar de Trillo.
Torres de refrigeración Central N. de Trillo
Sin duda, mejor las naturales. Quiero recordar que esta carretera es preciosa, mas solamente por la zona por la que discurre, me tiro a la piscina y lo afirmo.
Salinas de Saelices de la Sal
Acaba a unos metros de Saelices de la Sal, que como su nombre indica, posee otra de las múltiples salinas interiores que pueblan esta provincia. -Voy a estudiar el tema para una ruta temática-
Salinas de Saelices de la Sal
Ya voy sintiendo algo de cansancio, pero continúo hacia Alcolea del Pinar, donde esta vez sí, cojo la A-2 hasta Medinaceli.
un pueblo alcarreño cualquiera
Mi padre siempre dice que si hay muchos camioneros, el lugar es de buen yantar, así que a tiro hecho. Como en un bar de carretera de menú. Luego me arrepentiré, pero no adelanto acontecimientos.
Tras la comida, subo al Medinaceli monumental a visitar el centro histórico.
Arco romano de Medinaceli
Sin duda, el monumento más emblemático de esta población, es el Arco romano, fechado a finales del siglo I. Los romanos construían arcos en algunas ciudades para conmemorar sus triunfos, éste además servía para marcar el límite entre distritos administrativos.
Arco romano de Medinaceli
Mide 13,70m de ancho por 9m de altura y 2,05m de espesor. Estas dimensiones son para ser visto desde la vía que pasaba a los pies del cerro en dirección a Caesaraugusta (Zaragoza).
cartel info. Arco de Medinaceli
El arco central sería de acceso para los carros y los laterales para los peatones, sobre estos destacan templetes de pilastras estriadas y frontón triangular, seguramente aquí había unas inscripciones en mármol que serían las normas por las que se regía la ciudad.
Vistas desde el Arco de Medinaceli
En 1923 fue declarado Monumento Nacional, en 1962 fue restaurado por la Dirección General de Bellas Artes y en 2005 vuelve a tener una gran restauración consistente en reforzar los cimientos, sustituyendo el cemento utilizado en la restauración de 1962 para rellenar los huecos por tener aluminosis así como las piedras en mal estado por otras nuevas.
Plaza Mayor de Medinaceli
Ubicada sobre el foro romano, la plaza mayor es un conjunto de bella factura, donde sobresalen como edificios principales el Palacio Ducal
Plaza Mayor con palacio ducal de Medinaceli
y la Alhóndiga, ambos mandados construir por el Duque de Medinaceli entre los siglos XVI y XVII.
Alhóndiga de Medinaceli
Las calles se ven bien conservadas, y bien merecen un paseo perdiéndose por ellas, que tampoco son tantas.
Plaza Mayor de Medinaceli
La Plaza Mayor en reverse angle.
Plaza Mayor de Medinaceli

Paseando por Medinaceli

Paseando por Medinaceli
En una media hora larga se ve bien toda la villa, por fuera, claro.
Paseando por Medinaceli

Paseando por Medinaceli
Pues creo que sólo he preparado fotos de la plaza mayor, pero bueno, es todo homogéneo. La pareja siguiente pertenecen a la muralla y puerta árabe.
Muralla árabe Medinaceli

Muralla árabe Medinaceli
Tras la sesión fotográfica, decido hacer noche en Soria capital, y para intentar llegar a visitar algún monumento, tomo la A-15 hasta la misma puerta de la ciudad. Por esta autovía, desde Medinaceli a Soria hay unos 70 kilómetros. Pues no recuerdo absolutamente nada de los últimos 45, por lo que la siesta que me eché rodando no debió ser pequeña, igual ronqué y todo. Creo que no vuelvo a comer tanto cuando vaya de ruta. Eso de poquito y a menudo es la opción idónea.
Arcos claustro S. Juan de Duero, Soria
Una vez dentro de Soria, llego sin problemas al hostal previsto, en pleno centro, sin GPS ni nada, a la antigua usanza. Formalizo la habitación y salgo pitando a ver el Monasterio de San Juan de Duero, que lo tenía pendiente mucho tiempo.
Portada lateral claustro S. Juan de Duero, Soria
también como Arcos de San Juan de Duero, forma un conjunto de arquitectura románica castellana situado a las afueras de la ciudad
Claustro S. Juan de Duero, Soria
Lo que hoy se ve, la iglesia y el claustro, no son sino los restos de un monasterio de la Orden militar de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén o caballeros sanjuanistas, levantado en la primera mitad del siglo XII a orillas del río Duero y que se mantuvo habitado hasta el siglo XVIII.
Arcos claustro S. Juan de Duero, Soria
El impresionante claustro construido en el siglo XIII es lo más llamativo, que conserva las cuatro crujías, con una colección de estilos en su ejecución, de lo más sorprendente siendo diferentes en cada una de ellas.
Claustro S. Juan de Duero, Soria
Se trata sin duda de uno de los espacios claustrales más excepcionales no ya de España, sino de todo Occidente, pese a haber perdido la techumbre y presentarse en la actualidad como ruina (restaurada, no obstante).
Detalle capitel claustro S. Juan de Duero, Soria
Gustavo Adolfo Bécquer escribió uno de sus más conocidos relatos, 'la leyenda de El Monte de las Ánimas', basándose en los Caballeros o Templarios y los parajes de su alrededor.
Iglesia monasterio S. Juan de Duero, Soria
La iglesia, sin embargo, es muy sencilla, de una sola nave con presbiterio y ábside; aquél, con bóveda de medio cañón apuntado, y éste, semicircular con bóveda de horno. No tendría nada de llamativo si no fuese por los dos templetes dispuestos uno a cada lado del presbiterio a modo de iconostasio, de forma que podía cerrarse el espacio que quedaba entre ambos y ocultar al sacerdote en el momento de la consagración, siguiendo las normas del rito griego.
Cúpula baldaquino Iglesia monasterio S. Juan de Duero, Soria
Se trata de dos baldaquinos, de cúpula esférica, el uno, y cónica, el otro, pero en ambos casos esquifadas y montadas sobre columnas de cuádruple fuste y capitel y basa únicos.
Capitel Iglesia monasterio S. Juan de Duero, Soria
Los capiteles ostentan relieves figurativos de meritoria labra escenificando pasajes evangélicos y alegóricos.
Capitel Iglesia monasterio S. Juan de Duero, Soria
Por si no se ha notado, esto último viene con pequeños retoques de la wiskypedia.
Capitel Iglesia monasterio S. Juan de Duero, Soria
Por cercanía y espectacularidad del acceso, no podía dejar de realizar una visita a la Ermita de San Saturio,
Ermita de S. Saturio, Soria
antes de regresar al hostal, dejar la moto en el parking y tras una ducha, salir a ver algo del centro soriano.
Puente de hierro, Soria
La ermita se levanta sobre una gruta eremítica visigoda situada a orillas del Duero.
Cueva eremítica ermita S. Saturio, Soria
Acoge en su interior unas impresionantes pinturas al fresco que narran la vida de San Saturio, hijo de una noble familia del siglo V y que fue canonizado por entregar todos sus bienes a los más necesitados y retirarse luego a una vida de anacoreta.
Recreación santero ermita S. Saturio, Soria
También acoge los restos y el sepulcro del santo soriano
Pinturas al fresco ermita S. Saturio, Soria
Soria me recuerda mucho a Ciudad Real, en que es una ciudad tranquila y pequeñita que se puede pasear en una mañana, o una tarde, reitero, por fuera. Eso sí, en carga histórica y monumental, si que no hay punto de comparación.
Puente de hierro, Soria
Os pongo una selección de las mejores fotos que hice de la vuelta que di paseando por la ciudad.
personajes ilustres prov. Soria, ed. Diputación prov. Soria
En el edificio de la Diputación provincial de Soria,
Sta. Cristina de Osma
personajes ilustres prov. Soria, ed. Diputación prov. Soria
estos sorianos ilustres, esculpidos en bronce y memoria, vigilan al viandante que quiere disfrutar de la Soria románica,
Portada S. Juan de la Rabanera
detalle arquivolta S. Juan de la Rabanera
como esta bella portada de la Iglesia de S. Juan de la Rabanera
canecillos S. Juan de Rabanera
y alguno de sus canecillos
Iglesia de S. Juan de Rabanera, Soria
La plaza mayor
Escudo de los doce linajes
con el edificio de los 12 linajes, que es el ayuntamiento nuevo, al lado del antiguo, presidido por el reloj
Plaza mayor, Ayuntamiento de Soria
a la espalda de estos edificios, estas casas-palacio. No se como se llamaran, pero son bonitas
Plaza mayor de Soria
lugar anejo a la iglesia de Sta Mª la Mayor, donde contrajo matrimonio Antonio Machado con la soriana Leonor Izquierdo.
Portada iglesia la Mayor, Soria
Esposa de A. Machado en bronce
El palacio de los Condes de Gómara,
palacio de los Condes de Gómara
hoy Audiencia Provincial y joya de la arquitectura civil soriana.
palacio de los Condes de Gómara
un edificio claramente renacentista declarado Monumento Nacional
palacio de los Condes de Gómara
y paseando por la calle Collado, me encuentro con este viejo amigo tomando café.

Me comenta que está leyendo un libro con una poesía dedicada a la ciudad: "El romance del Duero". Le acompaño con una cerveza, mientras le comento las impresiones que me produjo leer alguno de sus poemas el año pasado en los puertos cántabros.
Uy, perdón, que no os he presentado. Hablo de Gerardo Diego.
Estatua de Gerardo Diego
En la mesa se lee: "Poetas andaluces que soñasteis en Soria un sueño dilatado: tú Bécquer, y tú Antonio, buen Antonio Machado que aquí al amor naciste y estrenaste las cruces del dolor, de la muerte...desde el cántabro mar también, como vosotros, subí a Soria a soñar"

Continúo el paseo por la calle, mientra busco lugar para cenar. Y si no os importa, hasta aquí os cuento mis andanzas de hoy. Acaba de finalizar el disco de Sabina, y junto a él la inspiración.
Calle Collado, Soria
Hasta la próxima, amigos.
V'sss



2 comentarios :

  1. Esta se me había pasado leerla.
    Además, conozco muchos de los sitios visitados.
    Tu relato me trae muchos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le ha pasado a todo el mundo, esta no ha tenido éxito de convocatoria jeje.
      Espero que esos recuerdos fueran buenos.
      Gracias.

      Eliminar