Cantabria Infinita. Día 4. Del verde al amarillo

Se agota el tiempo, y toca regresar. Que rápido pasa a veces, pero bueno, creo que ha resultado muy bien aprovechado. Al igual que hice para venir, he planeado el regreso en dos etapas. Haré escala en Burgos y de esta forma puedo disfrutar un poco más de esta zona mientras me voy despidiendo, y el ultimo día tener menos tirada.

Tal y como comenté en la crónica del día anterior, -si aún no la has leído aquí te la enlazo- repito la primera parte de la ruta para avanzar más rápido hoy. De hecho, por repetir, hago lo mismo que ayer en Cabezón de la Sal,
Subida cara norte Puerto de Palombera, 1.260m
que ni una paradita por su concurrida plaza.
Ruedo por la CL-610, en perfecto estado, atravesando de nuevo el Valle de Cabuérniga.
Ganado en subida al puerto de Palombera
En un momento dado, poco antes de entrar en el P.N. Saja-Besaya, ésta pierde gran parte de su anchura quedando un estupendo carreterín serpenteante entre una espectacular frondosidad.
Cascada en ascenso Puerto de Palombera
Levanto la visera del casco, subo una marcha y me dejo embaucar entre tanta espesura.
Vergel P.N. Saja-Besaya
Aprecio robles, hayas, abedules, acebos, ingredientes perfectos para formar una excepcional panorámica cuando los tonos ocres y rojizos tiñan este otoño su follaje.
Vergel P.N. Saja-Besaya
Poco a poco, primero suavemente con una sutil bajada de temperatura que se va haciendo cada vez más evidente conforme voy ascendiendo el puerto, hace acto de presencia la neblina, que aunque me deja muy fresca la puntita... de la nariz, me niego a bajar la visera.
Subida cara norte Puerto de Palombera, 1.260m
No vaya a ser que aparezca un elfo por los alrededores y no lo vea.
Balcón de la Cardosa, o mirador del rebeco, Pto. Palombera
Acercándome a la cima, ya no veo ni elfos ni elfas, no veo ni la carretera. El Puerto de Palombera, aún siendo un día estupendo ha decidido sólo mostrarme un poco de sus encantos y dejarme sin conocer la que intuyo genial vista desde su balcón.
Balcón de la Cardosa, o mirador del rebeco, Pto. Palombera
Observo la luz al final de la cuesta, y no puedo dejar de detenerme para observar desde arriba...
Niebla en Palombera
el mar de nubes que conforma la niebla. Se lo va a pasar pipa la pareja de británicos en su coqueto descapotable.
En el mar de nubes ascendiendo Pto. Palombera
Las esculturas de los árboles próximos a la cima me aconsejan dar gracias por disfrutar de esta oportunidad, el dios Eolo debe soplar por aquí con mucha fuerza.
Arboles esculpidos por el viento en Pto. Palombera
Hoy no hace ni chispa de viento.
cima del puerto de Palombera, 1260m
En la cima, junto al cartel, observo como los vaqueros del siglo XXI van en Patrol xDDD
Pastoreando
Aun así, disfruto de ver los caballos "en libertad". Por mi tierra no se estila mucho.
Caballos libres
El descenso de la parte sur de Palombera no tiene punto de comparación con lo que acabo de ascender, y la euforia de rodar por un verdadero vergel va disminuyendo a la misma velocidad a la que me voy acostumbrando al tono más apagado del nuevo paisaje. Y espérate que llegue a la meseta...
Castillo de Aguilar de Campoo
Continúo recto por Espinilla hasta Brañosera, y de ahí hasta Aguilar de Campoo, donde se producen, o producían la mayoría de galletas que comemos.
Ya desde cierta distancia se divisa la Peña Aguilón, desde la que el castillo del siglo XII que atesora, domina dicha localidad.
Ermita de Sta. Cecilia, Aguilar de Campoo
A sus pies, encuentro la ermita de Sta. Cecilia, también de finales del XII. Fué declarada Monumento Histórico Artístico en 1963.
Panel informativo ermita de Sta Cecilia
Aunque lo que me ha animado a detenerme en este lugar ha sido su campanario, que le confiere una personalidad propia a la ermita. Según leo, "conservado en toda su integridad original, se trata de uno de los mejores exponentes de torres-campanario románicos de la Península Ibérica, presentando además la peculiaridad de contar con columnas entregas en sus aristas angulares."
Ermita de Sta. Cecilia, Aguilar de Campoo
Como al interior no puedo acceder por encontrarse cerrado, transcribo del panel informativo:
En el interior conserva valiosos capiteles que narran pasajes bíblicos como "La degollación de los inocentes", "La venta de José por sus hermanos", "El sacrificio de Isaac" y el singular capitel "La cacería del oso" que alegóricamente representa la lucha del bien y del mal, así como otros con motivos vegetales de influencia cisterciense.
Ermita de Sta. Cecilia, Aguilar de Campoo
Me apetece tomar algo y ver un poco de Aguilar de Campoo, que me infunde buenas sensaciones.
Aguilar de Campoo desde la ermita de Sta. Cecilia
Poblada desde antiguo, fue villa de gran importancia en la Edad media.
El 14 de mayo de 1255, siendo rey Alfonso X el Sabio y estando este en Aguilar, la declaró Villa Realenga, en lo que sería el Primer Fuero Real de Castilla. La villa permanecería con este privilegio hasta 1332.
-Me resultaba familiar esa fecha, y es que Ciudad Real recibió su carta puebla fundacional el 20 de febrero de ese mismo año, estando Alfonso X en Burgos.-
Soportales plaza mayor de Aguilar de Campoo
Tras una infructuosa concesión a Pedro de Aguilar, hijo ilegítimo del rey Alfonso XI y de Leonor de Guzmán, del señorío de Aguilar entre 1332 y 1338, por la muerte sin descendencia de este personaje, el Señorío de Aguilar de Campoo fue vuelto a conceder por el mismo rey Alfonso XI a otro de sus hijos, el infante Don Tello de Castilla el 10 de febrero de 1339, que fue Conde de Vizcaya, Señor de Aguilar de Campoo, de Castañeda y de Lara.
Plaza mayor con Colegiata S. Miguel, Aguilar de Campoo
Este príncipe conservó el Señorío de Aguilar de Campoo hasta su muerte en 1370, año en que la soberanía sobre el Señorío de Vizcaya volvió a manos de los reyes de Castilla. Sin embargo, tanto el Señorío de Aguilar de Campoo como el de Castañeda fueron confirmados por los sucesivos reyes de Castilla a los descendientes de Don Tello, siendo por tanto dicho infante el progenitor de la casa de los marqueses de Aguilar de Campoo.
Palacio de los Marqueses de Aguilar, Aguilar de Campoo
En 1480, los Reyes Católicos instituyeron el Marquesado de Aguilar de Campoo en la persona del tataranieto del infante Don Tello, Don Garci Fernández Manrique de Lara, I Marqués de Aguilar de Campoo, entre otros títulos nobiliarios. Desde entonces, la historia de Aguilar discurre a vida y obra de sus marqueses hasta la desaparición del Antiguo Régimen en el siglo XIX.
Palacio de los Marqueses de Aguilar, Aguilar de Campoo
Todo esto viene a cuento porque los soportales que veis en las imágenes pertenecen a la casa familiar de esta estirpe marquesil. Situada en plena Plaza de España, aneja a la Colegiata de S. Miguel cuyo origen se remontaría a la época visigoda, experimentando una primera reconstrucción en el siglo XI.
Detalle Colegiata S. Miguel, Aguilar de Campoo
Ampliada de nuevo a principios del siglo XIII, de esta etapa subsisten la fachada del pie, con el primer tramo de la torre y la portada principal, y la capilla bautismal, construidos en un estilo románico de transición al gótico. La estructura principal del templo fue levantada, en una tercera fase arquitectónica, en el siglo XIV, en época ya plenamente gótica.
Colegiata S. Miguel, Aguilar de Campoo
En 1541 el papa Pablo III, a petición de don Juan Fernández Manrique de Lara, tercer Marqués de Aguilar y embajador del emperador Carlos I en Roma, concedió a la iglesia el rango de colegiata, dotándola de nuevos privilegios y exenciones. La erección de San Miguel al rango colegial supuso la supresión de las más antiguas colegiatas de San Martín de Escalada, hoy en la provincia de Burgos, y San Martín de Elines y Santa Cruz de Castañeda, ambas en Cantabria.
Palacio de los Marqueses de Aguilar, Aguilar de Campoo
Dejo la ribera del Pisuerga, no vaya a acabar en Valladolid antes de tiempo, para volviendo un poco hacia el norte, ir al encuentro de otra ribera, la del Ebro.
El tramo que hago a continuación lo conocí el año pasado, en otro viaje que hice a Burgos con unos amigos.
Ruerrero, Cantabria
Aquí os enlazo la crónica por si os interesa: ReM un paseo por cantabria Me gustó tanto que he decidido repetir.
Tomo la carretera de Valderredible, que copia fielmente el sinuoso recorrido del joven, pero ya bastante caudaloso, río Ebro.
Restaurante Puri, Ruerrero
Va siendo hora de comer, y fiel a las sensaciones que estoy experimentando en este viaje, algo me dice que pruebe suerte en Ruerrero. El acierto es pleno, y salgo con la sensación de haber comido en casa de mi abuela. Muy recomendable, por lo que como no me cuesta trabajo y me atendieron estupendamente, no puedo dejar de recomendar en mi sitio el Rte. Puri. Si vais, le decís que vais de mi parte.
Repudio, Cantabria
Continúo con los nombres de pueblos raros. Repudio, con todos los respetos a sus habitantes, tiene muy mal encaje, y no se me ocurre ningún chiste.
Todo lo contrario que el eterno beso de los camellos, dulce colofón,
Beso de los camellos, Orbaneja
o dulce prólogo, dada la dirección que llevo, al espectáculo mayúsculo que ofrece al viajero Orbaneja del Castillo.
Orbaneja del Castillo
Aunque, en esta ocasión, tal y como me temía, apenas cae agua por la cascada.
Cascada de Orbaneja del Castillo
Aún tengo fresco el viaje del año pasado, por lo que no subo. Si no lo conocéis, en la crónica que os enlacé hace un momento viene algo. Lo que no viene, es el mirador sobre el Cañón del Ebro.
Mirador sobre el Cañón del Ebro
Que para eso lo visito hoy, y poder mostrar el "Tajo" que con el pasar de unos cuantos millones de años, el río Ebro ha horadado en los páramos calcáreos de la Lora, que es como se denomina esta comarca. En algunos puntos alcanza una profundidad cercana a los 250m.
Panel informativo sobre el Cañón del Ebro
Para llegar hasta aquí hay que tomar la carretera a Pesquera de Ebro. Situándose a apenas kilómetro y medio de esta localidad.
Cañón del Ebro
Más vértigo que la altura, que es mucha, da la belleza de la huella causada por el Ebro en esta Castilla cretácica.
Altura Cañón del Ebro
Cortiguera nos observa, o mejor dicho, observo desde el mirador, colgada al precipicio abierto. El zoom ayuda a ver que posee, mas no está en mi plan acercarme más.
Cortiguera desde el Mirador del Cañón del Ebro
Lo peor de este mirador es que hay que aparcar en la misma carretera, y aunque parezca, por el estrecho de la carretera, que no pasa nadie, siempre hay tráfico. Yo me voy cuando una prima de Inesperada llega en busca de algo que echarse al depósito. Vas en dirección contraria, amigo.
A las puertas del mirador del Cañón del Ebro
Me acerco hasta Pesquera de Ebro, donde el cañón se ensancha y sus escarpadas paredes moderan su carácter inaccesible. Culturalmente, como en casi todos los pueblos de la comarca, podemos encontrar una docena de pétreos escudos, algún palacio y un bonito templo.
Puente medieval de Pesquera de Ebro
Wikipedia habla de Pesquera de Ebro como uno de los pueblos con mayor densidad de escudos nobiliarios de toda España. Si lo hubiera sabido, y el tremendo calor no estuviera causando estragos en mi estado de ánimo, me habría paseado por sus calles para corroborarlo. Algunos si que vi en el breve pasacalles motorizado, pero sólo me detengo ante su puente medieval. Visto desde ambos ángulos.
Puente medieval de Pesquera de Ebro
Como ya tengo argumento para otra visita cultural por la zona, no descarto repetir por tercera vez, ya.

Tal y como dije, el calor está haciendo estragos en mi cuerpecico, y decido volver por mis pasos y atacar hacia Burgos por la vía más rápida que veo en el mapa, la N-623. En mi deambular por esta carretera observo a la altura de Valdelateja, la pinta fantástica de una Ermita en un alto desde la que debe haber unas vistas tremendas, pero no encuentro acceso claro y continúo.
Iglesia de Sedano
Si que me desvío para ver que hay en Sedano, en donde para subir a su Iglesia, casi me juego una hostia. No de nadie, sino por lo escarpado de su subida al rocoso promontorio donde se sitúa.
"Quitameriendas" en Iglesia de Sedano
Observando su portada del siglo XVII y cambiándome de camiseta, que va empapadísima de sudor, acabo con las provisiones de agua y comida que llevaba. Las "quitameriendas" que suelen indicar el fin de los calores, en este año tan climatológicamente extraño me parece que han salido antes de tiempo.
Portada s. XVII Iglesia de Sedano
Me quedan poco espacio en la tarjeta, por lo que Sedano se queda sin fotos. No hay mucha más historia hasta que finalmente llego a Burgos, donde pongo tras varias visitas, la muesca en la foto con el Cid Campeador tan deseada. Aquí doy por concluida la ruta de hoy. Creo que no os interesa como me ducho...
Estatua del Cid Campeador, Burgos
Ya de buena mañana, no muy tarde, abandono Burgos tranquilamente por la A1. No he desayunado mucho, y decido apartarme sobre la marcha a tomar algo en Gumiel de Izán, por el simple hecho de aparecer señalado como de interés en mi mapa.
Fachada Iglesia de Sta María, Gumiel de Izan
El paseo buscando la plaza mayor por sus cuidadas calles me da muy buena impresión, y quedo agradablemente asombrado al encontrarla y darme de bruces con la bella fábrica barroca de la portada de su iglesia, con advocación a la Virgen María.
Fachada Iglesia de Sta María, Gumiel de Izan
Y estas fachadas típicas del medievo castellano. Dada la majestuosidad de la iglesia, y por lo que me comenta sobre el retablo un señor mayor que me asalta mientras afoteo, esta población debió tener cierta importancia en la edad media.
Fachadas medievales castellanas, Gumiel de Izán
Abandono la autovía para continuar por la N-110 hacia Segovia y Ávila. Aun repitiendo de nuevo tramos conocidos, he pensado saltar la sierra de Madrid por el Puerto de la Cruz de Hierro
Alto de la Cruz de Hierro, 1467m
cuya carretera sale a la altura de Aldeavieja, cerca de Ávila, a ver si tengo suerte y pillo la grabación de algún programa de la tele.
Cruce AV-501 - AV-500
Los que seáis aficionados a los programas de motor nacionales os resultará familiar este paisaje. Se ve claramente en este reportaje, alrededor del minuto 5:50, aunque el análisis no tiene desperdicio

La publicidad de la moto y el programa es meramente casual. No cobro por ello, aunque quizá debería sniff
Stop
Como no ha habido suerte con el rodaje, continúo hacia el Puerto de La Lancha, y el tramo causante de la elección de venir por aquí. De Navalperal de Pinares a Cebreros. Quien no lo conozca, que se lo apunte, ya me diréis si os he aconsejado mal. Canelita en rama.
Puerto de La Lancha, 1485m
Repostaje en Cebreros ¡desde Burgos! y ya N-403 hasta Toledo y para casa.
Apago el motor con algo más de 2.060Km en el zurrón y un consumo medio de 4,43%.

Espero que os haya gustado ser partícipes de mi aventura, y perdonad por la velocidad de publicación, pero no me cunde más.
Gracias y V'ss

4 comentarios :

  1. Todas las entradas del blog me gustan pero estas últimas más aún ya que al conocer los lugares recorridos comparto hasta sensaciones :)
    Veo que no soy el único que sufre con los calores,,,
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi tambien me suele pasar cuando leo crónicas cercanas a mi zona habitual, se leen de otra forma.
      El calor no lo llevo mal cuando voy predispuesto a pasarlo, pero cuando es sin esperar... puff que mal.

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. ¡Fabuloso cronicón! Lo que tienen de malo estas rutas por lugares tan cargados de paisaje, historia y carreteras de ensueño, es que siempre se echa de menos más tiempo para disfrutar cada uno de ellos. Pero, "que te quiten lo bailao". V´sssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien lo sabes. Se pueden hacer 10 viajes al mismo lugar y no repetir destino, asi que por lo menos, me quedan otros 9.

      Gracias por pasarte, Antonio. Un saludo,

      Eliminar