Cantabria Infinita. Día 2. Los Colosos

Segundo día en la bitácora del avance hasta el destino elegido como "centro de operaciones". Al contrario que en el día anterior que me lancé con 3 cruces apuntados en un papel, esta noche he hecho algunos deberes y he ampliado un poco la información de las notas que uso como guía; Aunque no me importa descubrir lugares que no conozco, no me gustaría perderme y gastar tiempo porque el día apunta a ser completito. Esta vez si debo llegar a un destino y hay mucho que ver por medio.
Puerto Estacas de Trueba
Salgo con decisión de Pradoluengo a buena hora, y nada mas salir del pueblo, con el intrincado trazado de la carretera me reafirmo en la equivocación del día anterior por continuar cansado. Son cuatro curvas hasta Belorado, donde se puede dar por concluida la Sierra de la Demanda, pero las estoy disfrutando como si fuera novedad. Paro a desayunar en una pastelería en Briviesca, donde me atienden estupendamente. Las circunstancias me hacen optar por no adentrarme en el casco antiguo de esta localidad y con un empacho de azúcar continúo por la antigua N-I hasta el desvío con la BU-504.
BU-504, Busto de Bureba al fondo
Busto de Bureba aparece al fondo, precediendo a la siguiente dificultad orográfica que encuentro en mi encuentro.
Portillo de Busto
El Portillo de Busto con sus 1.000 m de altitud, es el punto elegido para cruzar la barrera caliza de los montes Obarenes, que hacen las veces de división geográfica entre
Vista sobre la comarca de La Bureba
la fértil comarca de La Bureba, que acabo de cruzar y hacia la que dejo volver la vista atrás desde esta atalaya
Inicio de PN montes Obarenes
y la de Las Merindades que con esta presentación, estoy ansioso por recorrer.

Continúo, rodando paralelo al río Molinar, absorto en el cambio de paisaje, en cuantos milenios habrá necesitado este río para socavar el valle por el que discurro, cuando
Desfiladero río Molinar
justo en el momento en que comienza la línea continua que imposibilita el adelantamiento y la carretera se interna en el profundo desfiladero doy caza a una lata temerosa de las curvas.
Puente medieval sobre el río Molinar, Tobera
Buscando el lado bueno, pienso en que de esta forma puedo planear con tiempo la parada en cualquier suerte de mirador que me encuentre.
Ermita de Sta. María de la Hoz, Tobera
Y ni con esas. Cual fue mi sorpresa al toparme de bruces, y casi sin esperarlo, con la Ermita de Sta. María de la Hoz, que en esta dirección queda apartada del campo de visión si vas buscando la trazada del asfalto. Ya se intuía el final del desfiladero y comenzaba a pensar en adelantar...
Ermita de Sta. María de la Hoz, Tobera
Sabía que existía, pero no que iba a llegar tan pronto.
Ermita de Sta. María de la Hoz y Ermita del C. de los Remedios
Este bucólico lugar está formado por un puente medieval y por dos ermitas: una románica con advocación a Sta. María de la Hoz, y otra posterior y mas pequeña para el Cristo de los Remedios (s. XVII). De esta última paso, que lo primero que lees es un cartel pidiendo...
portada de Ermita de Sta. María de la Hoz
Subo a la románica, que me atrae más.

El lugar está pausado, sin ruido, en una paz absoluta, apenas escucho mis pasos subiendo las escalinatas de cantos rodados cuando noto una inquietante presencia a mi izquierda, ¿en la roca? sí, en la roca. Levanto la vista y encuentro al cabrón este mirándome fijamente mientras rumia. No se inmuta, por lo que estará acostumbrado a la presencia humana. Lo dejo estar y continúo a lo mío:
habitantes desfiladero del río Molinar
Construida en el siglo XIII y considerada de estilo románico tardío, presenta trazas góticas, como son las arquivoltas ojivales (lisas excepto la exterior que está decorada con diez figuras esculpidas) que conforman la portada,
Detalle portada Ermita Sta. María de la Hoz
que contrastan con la decoración románica de los capiteles, con motivos vegetales, y de los arcos del soportal
Detalle arquivoltas ermita Sta. María de la Hoz
Mientras que la parte de atrás de la iglesia hace las veces de cagadero de indeseables asquerosos/asquerosas..., la parte delantera, con su soportal ofrece unas bonitas vistas hacia el final del desfiladero y por tanto, siguiente destino.
Soportal ermita de Sta. María de la Hoz
Vuelvo a la moto y continúo hacia Tobera,
Puente sobre río Molinar
tras la cual se llega a la ciudad mas pequeña de España: Frías.
Frías, Burgos
Ni corto ni perezoso, bueno, perezoso un poco sí porque podía haber aparcado en la entrada y subir andando; pero en su lugar lo hago en la puerta del castillo. Abonado el peaje de 1,5€ para entrar a éste en la oficina de turismo aneja, me dispongo a superar el vértigo y subir hasta la almena mas alta.
Castillo de Frías, Burgos
A los pies de los Montes Obarenes, encaramada en un lugar preeminente sobre la abrupta plataforma de toba conocida desde antiguo como "La Muela", y rodeada de fértiles tierras regadas por abundantes fuentes, arroyos y el caudaloso Ebro, la ciudad de Frías es una perfecta atalaya para controlar el amplio espacio del valle de Tobalina, abierto hacia el norte y regado por el río Ebro.
Castillo de Frías, Burgos
Sin duda se trata de uno de los castillos roquedos más espectaculares de España.
Castillo de Frías, Burgos
En el extremo occidental de "La Muela", sobre una prominente roca se eleva, dominando el conjunto, la torre del homenaje.
Castillo de Frías, Burgos
A sus pies se encuentra un patio amurallado protegido por un foso con puente levadizo. Los elementos más antiguos que se conservan del castillo, de comienzos del siglo XIII, son unas ventanas de arcos ligeramente apuntados separadas por columnas con interesantes capiteles de estilo románico.
Detalle de ventana de Castillo de Frías, Burgos
El resto de construcciones son de los siglos XV y XVI.
Detalle capitel de Castillo de Frías, Burgos
En lugar de contaros el calor y penurias que paso al subir las estrechas escaleras con la ropa de moto, os apunto unos pequeños detalles de su historia entre foto y foto:

En el año 1011 el conde castellano Sancho y Urraca su mujer obtenían para sí la villa de Oña a cambio de numerosas propiedades entre las que se encontraba Frías. A finales del siglo XIII un larguísimo pleito mantuvo enfrentados durante varios años al poderoso monasterio de Oña y el concejo de la villa de Frías por un litigio sobre dominios territoriales y cuestiones de vasallaje y vecindad.
Patio de armas Castillo de Frías
Tras la concesión a Frías del Fuero de Logroño por Alfonso VIII en 1202, la villa, convertida en polo de atracción de un importante contingente de población, se consolidó como uno de los principales centros de la Merindad de Castilla Vieja.
Torre del homenaje, Castillo de Frías
Poco después de conceder a Frías el título de ciudad en 1435, el rey Juan II se la donó a Pedro Fernández de Velasco, primer conde de Haro. De esta forma, a pesar de la resistencia de sus habitantes que protagonizaron una rebelión, que aún hoy es recordada, Frías pasó a formar parte de los señoríos de los Velasco. Algunos años mas tarde, en 1492, los Reyes Católicos concedieron el título de Duque de Frías a Bernardino Fernández de Velasco.

Una vez arriba del todo, las vistas son de escándalo. Por un lado sobre la localidad (una desde cada almena)
Vista de Frias desde las almenas del castillo
y del entorno. Así se ve el desfiladero y la ermita de antes desde la cima de la torre. Ahora coge mejor perspectiva el cortado, ¿eh?
Desfiladero y ermita de Tobera desde castillo
Una vez fuera del castillo, pasearé un poco por las callejuelas del conjunto.
El castillo de los Velasco y la iglesia de San Vicente presiden este Conjunto Histórico Artístico. En torno a estas edificaciones y salvando la pendiente del cortado rocoso se apiña un caserío organizado en estrechas y empinadas calles.
iglesia de San Vicente, Frías
Sus casas, de adobe, entramado de madera y toba, presentan una planta estrecha y alargada y cuentan con dos o tres alturas y sótanos excavados en el suelo. En la planta superior aparece la solana. Las casas se adosan unas a otras formando estrechas calles.
callejeando por Frías
Algunas construcciones aparecen colgadas sobre el cortado rocoso de La Muela. Estas casas colgadas, que conforman una bella estampa, son todo un símbolo de identidad de la ciudad.

Aunque sobre esto último, a mí personalmente no me han impresionado.
casas colgadas de Frías
Por supuesto, esta ciudad está incluida en la lista esta de "Pueblos mas bonitos de España".
Castillo de Frías, Burgos
Tras el paseo por la población, aún queda otro baluarte importante. El puente sobre el río Ebro, a apenas un kilómetro al norte.
Puente medieval de Frías sobre el río Ebro
Se considera que lo construyeron en época romana, aunque, y esto no me extraña tratándose del Ebro y sus crecidas, fue reconstruido varias veces durante la edad media. La vía romana que lo originó, discurre en parte de su recorrido prácticamente por el mismo que he traído hasta aquí: por Tobera y el Portillo de Busto.
Puente de Frías sobre el Ebro
Consta de 9 arcos para salvar sus 143 metros de longitud y algo más de 11 de altura sobre el nivel del agua.
Detalle puente de Frías
Y como último dato, destacar que la torre defensiva del centro, utilizada para cobrar el pontazgo también es de añadidura medieval.
Puente medieval de Frías
Un último vistazo a Frías desde esta posición y prosigo la ruta prevista, donde busco coger la N-629 en Trespaderne.
Durante el trayecto hacia Espinosa de los Monteros por esta vía se pasa por Medina de Pomar. Ambas monumentales las dejo para otra ocasión. Prefiero gastar el tiempo en lo que viene a continuación.
Cara norte de Frías
Nada más dejar Espinosa, bajo el ritmo y subo la visera. Los arcenes desaparecen, el bosque aprieta la carretera y comienza el espectáculo para mis sentidos.
subida a Puerto de Estacas de Trueba, BU-370
La pendiente no es muy pronunciada, lo que me permite desentenderme un poco de la carretera, en segunda y a pocas vueltas me recreo en el entorno.
Panorámica en Puerto de Estacas de Trueba
Una vaca de anuncio pastando despreocupada a la izquierda, un grupo de caballos galopando colina arriba "en libertad", vuelvo la cabeza y una rapaz sobrevuela paralela a mí unos instantes sobre el verdor extremo de la campiña en busca de algo que echarse al pico; dos potrillos beben del agua recién brotada del nacimiento de un riachuelo. ¿que mas puedo pedir? Llego extasiado a la cima, aunque esto parezca la entradilla de la casa de la pradera :)
Cima Estacas de Trueba
Además, me siento afortunado por poder disfrutar todo esto en un día perfecto.
cima de Estacas de Trueba
No os quiero llevar a engaño, pese a haber disfrutado muchísimo la subida, ha sido por sugestión mía con lo que me rodeaba. La espectacularidad de este puerto está del lado cántabro. El descenso en este caso.
Puerto Estacas de Trueba

Puerto Estacas de Trueba
Pese a tener peor asfalto.
Aún con la adrenalina en el cuerpo de la subida, comienzo el descenso percibiendo a cada metro que avanzo la sensación de empequeñecer más y más ante tal mole, acentuada por la caída libre que existe al lado interior de la carretera y la visión a varios kilómetros de distancia de lo que te puede esperar.
Parte cántabra puerto Estacas de Trueba
No he viajado mucho, pero tampoco poco, para recordar haber vivido esta sensación descendiendo un puerto. Quizá algún coloso de los Pirineos. No conozco los Alpes.
Panorámica desde Estacas de Trueba de los Valles Pasiegos
Inicio mi particular descubrimiento de los nombrados Valles Pasiegos.
selfi en la cima de Estacas de Trueba
Al poco de comenzar el descenso, debería haber una cascada preciosa, pero solo encuentro el curso seco del arroyo ¿Peñanegra?
cascada sin agua del puerto de Estacas de Trueba
Este pequeño inconveniente me va a obligar a volver en otra época del año. Una pena, ¿verdad?
Existen otras más durante el descenso, vertiendo agua solamente una. Dejo Estacas de Trueba con un dulce sabor de boca en Vega de Pas, donde acaba uno y da comienzo el siguiente:
puerto de La Braguía, 720m
La Braguía con sus 720m, disfrutado este a base de gas en un asfalto impoluto. No me extraña que alguien se haya dejado unos CV por el camino y tengan que regresar en autobús.
caballos en parada de bus
En un mirador del descenso confirmo mis sospechas de que se está estropeando el día, el viento molesto que se ha levantado se está acompañando de una especie de neblina.
Vista del Valle de Carriedo desde La Braguía
Temo que me joda las fotos.
Prosigo hacia el siguiente puerto, ya conocido de vista y oídas gracias a la vuelta a España del año pasado.
Alto de El Caracol
El Caracol, con sus 815m, disfrutado también buscando los flancos de los neumáticos. Como imaginaba, este alto me produjo gran admiración por las duras rampas que atesora para hacerlo en bici.
Alto del Caracol
Quizá si aprovecho la neblina, tampoco me estropea mucho las fotillos
Descenso del Alto del Caracol hacia La Pedrosa
Bueno, creo que al final sí. Habrá que sobreponerse al inconveniente.
Descenso del Alto del Caracol hacia La Pedrosa
Quién conozca el terreno intuirá hacia donde me dirijo. Pero para quién no lo sepa, El Caracol finaliza sus rampas en el comienzo de otro de los colosos, voy a decir que de España.
Cruce de El Caracol con Portillo de Lunada
Toca Portillo de Lunada, otro de los puertos míticos de nuestra geografía para rodar en moto.
mirador durante el ascenso a Portillo de Lunada
Pese a que en el nº 10 de la revista motoviajeros, en la que hablan mucho mejor que yo de este mismo puerto, recomienda hacer el recorrido al contrario de como yo lo estoy haciendo, hago caso omiso conscientemente de la recomendación y traía pensado hacer el bucle de esta forma.
Vistas ascenso a Portillo de Lunada
Habiendo experimentado ya el descenso de Estacas de Trueba y observando esta inmensidad, puedo decir ahora que equivocada. Entiendo perfectamente la recomendación. Aunque, como excusa, puedo decir que por culpa de la neblina, me salió bien la jugada, porque no lo habría disfrutado igual y no habría conocido esa emoción.
mirador de Covalruyo, Portillo de Lunada
Un lugar de parada obligada en esta subida, (o bajada) es el mirador de Covalruyo, asomado a un saliente no apto para personas con vértigo. A mí creo que se me ha quitado tras este viaje. Las vistas desde aquí son espectaculares.
Vistas desde el mirador de Covalruyo
De aquel mirador en la curva mas pronunciada es la primera foto de la serie.
alrededores del mirador de Covalruyo
Si bien, no es el único aliciente; mas adelante volveré a encontrarme esta iniciativa, acertada bajo mi punto de vista, de incluir unos versos del poeta Gerardo Diego sobre la zona particular donde se encuentra cada mirador:
Poema de Gerardo Diego en mirador de Covalruyo
Trascribo por si no se lee bien:
RIO MIERA ¿QUIEN TE VIO
MAS ARRIBA DE SAN ROQUE,
BRINCANDO DE LASTRA EN LASTRA
BURLANDO ALISAS Y ROBLES?
DE PEÑAS TE DESCOLGASTE
DESGARRÁNDOTE EN GIRONES,
SIN TORCERTE LOS TOBILLOS
EN LAS QUIEBRAS DE LAS HOCES.
ALTOS CANTARES DE NIEBLAS
APRENDISTE DE PASTORES
Y, SEGÚN BAJAS RIENDO,
VAS ROBANDO CORAZONES.
MOZO, TE FESTEJA LIERGANES
CON ARCO DE PUENTE NOBLE
Y TU PECHO YA SE ENSANCHA
PARA REFLEJAR HONORES.
QUIEN TE VIO ALLA, RIO MIERA,
Y TE VE MANSO DE ROCES,
DILATANDOTE EN TONELES
Y CUBAS DE SOMBRA Y BOSQUE,
ANTES DE AGRIETAR LOS LABIOS
CON LA SAL DEL PUNTAL NORTE,
RIO MIERA, QUIEN TE VIERA
Y TE VE, NO TE CONOCE.
EN BRAZOS DE LA MAREA,
UNA VEZ LUZ Y OTRA NOCHE,
DOS VECES AL DÍA MUERES
DE AZUL BELLEZA SALOBRE.
Huelga decir que el rio Miera nace en alguno de estos cortados.
acceso al mirador de Covalruyo
Y hablando de cortar, este paraje no siempre fue así, sino que se trata de un producto de la mano del hombre, hablo de la gran deforestación ejercida en los bosques en tiempos históricos para conseguir carbón vegetal, fundamentalmente para abastecer los altos hornos de las Real Fábrica de Artillería de La Cavada dedicados a la fabricación de artillería.
Creo que sería una buena iniciativa la reforestación con especies autóctonas para intentar recuperar su estado inicial, aunque con esta superficie costará una millonada.
cima de Portillo de Lunada, 1350m
Continúo que sino no llego, enseguida se llega a la cima, y comienza un descenso anodino. Aunque me repita mas que una morcilla, recomiendo al 100% hacer este puerto al contrario. La subida es espectacular, pero no se disfruta igual.
Me bajo a comer a Las Machorras que es tarde.
cima de Portillo de Lunada, 1350m
A excepción de alguna cara de los dos colosos, todos los puertos tienen un asfalto impoluto. El siguiente en la ruta es el de La Sía. De los subidos "fuerte" es el que más me he disfrutado por su sinuosidad.
cima de Portillo de La Sía, 1200m
Y como comenté previamente, con otro hito dando un toque literario al mirador. En este caso:
Poema de Gerardo Diego a La Sía
NIEBLA, NIEBLA EN LA SIA.
LA CLARA NITIDEZ DEL VALLE IDILICO,
LOS OSCUROS, CONCRETOS CAJIGALES
DE QUINTANA Y LA GANDARA,
QUEDAN ABAJO INMERSOS COMO EN SUEÑO.
EL CORAZÓN SE ENSANCHA SEGUN SUBE
LA RUTA PEDREGOSA. ESTE CAMINO,
CUANDO SOLO ERA SENDA DE PASTORES
Y GUIA DE HERRADURAS,
FUE HOLLADO POR LA PLANTA INFATIGABLE
DE MI PADRE ZAGAL. Y AHORA NO VEO
A UN LADO Y OTRO,
DETRAS, DELANTE, SINO LAS VEDIJAS
DE LA MADRASTRA, DE LA BORRADORA
QUE DISUELVE LA LUZ Y NIEGA EL CIELO.
. . . . . .
. . . .
GERARDO DIEGO
mirador de Portillo de La Sía
Al menos respetado por los pintajeros, no como este.

Siguiente parada, el mirador del Collado del Asón, acelero el cuento porque hay poco que contar, valga la rebuznancia
figura en el mirador sobre el Collado del Asón
verde que te quiero verde, y neblina en el horizonte
Vista sobre el Valle del Asón
y alguna vaca de anuncio por ahí a su rollo
Unos metros mas abajo, el Asón, al igual que pasara en Estacas de Trueba, me obligará a volver para ver su espléndido nacimiento.
mirador sobre el nacimiento del río Asón
Ahora tan seco como mi cartera.
nacimiento del río Asón
El próximo punto de referencia es Arredondo, en el que destaca su curiosa iglesia de S. Pelayo
Iglesia de S. Pelayo, Arredondo
Aquí tenía dos itinerarios, dependiendo de la hora a la que llegara y lo cansado que estuviera. Opto por el Plan A, que ya voy pensando en llegar al hotel.
Arredondo a las faldas de Peñas Rocias
Este plan consiste en continuar por el Puerto de Alisas,
Puerto de Alisas
desde el que se debería poder ver algo más que el manto blanco de nubes
Vistas desde el mirador del Puerto de Alisas
El tramo de ascenso ascenso me resulta muy bonito, lástima de la climatología.
Continúo dirección Norte
brújula en el mirador del Puerto de Alisas
hacia donde la carretera invita a recorrerla con esta carta de presentación
descenso del Puerto de Alisas
Ya voy acabando.
Me resulta curioso, como en apenas unos kilómetros pasas de la más absoluta tranquilidad, casi rozando la sensación de estar vagando solo por el mundo, a la vorágine de una gran ciudad como Santander y sus miles de latas sin respeto por el que tienen al lado...

Como he aprendido la lección de otras veces, en lugar de dejar para otro momento la visita a Peña Cabarga, voy derecho a subir sus imponentes rampas.
Vistas de Santander desde Peña Cabarga
No quería dejar de pasar por aquí y conocer de primera mano un final de etapa como éste. Durísimo.

Lástima de vistas, espectaculares seguramente sobre la bahía de Santander.
aparcamiento de Peña Cabarga
Aún con las ganas de recorrer mas destinos intactas
Distancias desde Peña Cabarga
de aquí me retiro al anónimo hotel, y me despido con esta codiciada línea de meta, en los aledaños de Santander.
línea de meta de Peña Cabarga, Santander
Gracias por acompañarme, y en unos días o semanas (cuando la termine), continuaremos viajando con la 3ª parte.

V'sss

7 comentarios :

  1. Una etapa preciosa. Las tierras altas burgalesas me parecen de las más interesantes de este país nuestro. Cantabria punto y aparte...Peña Cabarga como agarra :-)
    De diez. Saludos.
    Gelu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si agarra si, en bici tiene su sudada. Yo diría mas, prácticamente toda la cornisa cantábrica es una pasada. Lástima que me pille tan lejos.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  2. Impresionante crónica e impresionantes lugares!
    Enhorabuena y gracias por compartirlo con los que disfrutamos igualmente con este tipo de experiencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo, me alegro de que te guste.

      Un saludo,

      Eliminar
  3. Mucho tengo yo pendiente ñde ese norte burgalés y mucho de eso de "pa cuando vuelva"
    Esperando a mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el "pa cuando vuelva" me lo conozco demasiado bien... :S

      En unos días te lo explico. Saludos

      Eliminar
  4. Ay amigo¡¡ esto ya me va sonando jeje
    Buen repaso de PUERTOS (con mayúsculas).. Cantabria es mucho Cantabria.
    Abrazotes.

    ResponderEliminar