El triangulo manriqueño

¡Oh mundo!, pues que me matas
fuera la vida que diste
toda vida
mas según aquí nos tratas
lo mejor y menos triste
es la partida.
Cuentan que esta fue la última copla escrita por Jorge Manrique, encontrada entre sus ensangrentadas ropas el día en que le hirieron fatalmente.

La guerra civil castellana que enfrentaba al marqués de Villena y al arzobispo de Toledo contra la casa de los Mendoza, a cuenta de la subida al trono de Isabel la Católica -a la que se oponían los primeros- se cobró la vida de uno de los paladines de la reina. El 24 de abril de 1479, Jorge Manrique caía herido en el asalto al Castillo de Garcimuñoz. Al poco moría en el campamento levantado en Santa María del Campo Rus y sepultado en Uclés junto a su padre, el de las Coplas.

Así le vino la muerte, tan callando.
Monasterio de Uclés
Resulta que tengo una concentración del Club YBR durante el puente de todos los santos -las fechas han sido casuales, ¿o es el destino, que me ha puesto esta historia delante justamente para este día?- en la provincia de Cuenca, y que mejor excusa para realizar la ruta de ida que visitar estos tres lugares tan relacionados con este suceso histórico, si "me pillan de paso".
Dada la situación geográfica respecto a la dirección que debo seguir, debo visitarlos en orden inverso a su orden cronológico, por lo que primero visitaré la sepultura. Nos ponemos rumbo a Uclés.
Mirador del Monasterio de Uclés
Salimos Javi y un servidor a eso de las 9:30, bien abrigaditos. Noviembre parece que ha entrado dejando atrás esta extraña calidez que nos ha acompañado durante lo que llevamos de Otoño. Nos dirigimos hacia Alcázar de San Juan por la vía más rápida, vamos despacio, incluso más que de costumbre, el tráfico es muy intenso sobre todo en el tramo de nacional entre Daimiel y Puerto Lápice. Es el día de Todos los Santos, inicio de puente, y la gente sale en masa hacia sus lugares de origen, pero no me esperaba tanto, la verdad.
Cafecito reparador en Alcázar y continuamos por la CM-310 hasta Saelices donde cogeremos durante unos pocos kilómetros la A-3 dirección Madrid hasta el desvío.

Antes, me perdí por enésima vez en Quintanar de la Orden. Probablemente el pueblo peor señalizado del mundo. Sabed que la variante está al norte del pueblo, dirección Madrid.

Apenas unos metros después de coger la carreterita que nos conduce hacia la población de Uclés, aparece el monasterio con su imponente estampa en el altozano.
Panorámica Monasterio Uclés
La fortaleza, que no el monasterio, después de pasar por diversas vicisitudes pasa a manos castellanas en 1157. Siendo donado por Alfonso VIII a la Orden de Santiago allá por el 1174, convirtiéndose con el pasar del tiempo en cabeza de la Orden y levantado un convento, origen del actual. De esta orden Jorge Manrique y su padre, don Rodrigo, fueron trece y maestre respectivamente estando enterrados en un primer momento en la iglesia de este monasterio.
Detalle iglesia monasterio de Uclés
A partir de 1529 reinando Carlos I, el monasterio sufre una profunda transformación. Durante la construcción de la actual iglesia las tumbas fueron removidas y a día de hoy se desconoce tanto el lugar del enterramiento como el destino de los restos mortales de ambos personajes, confirmando lo de

Ved de cuán poco valor
son las cosas...
...en este mundo traidor.
Monasterio de Uclés
Tras ascender salvando los diferentes recintos amurallados, aparcamos las motos en la misma portada principal, sin duda uno de los elementos mas representativos del monasterio.
Portada principal, monasterio de Uclés
Construida en 1735, de estilo churrigueresco se le atribuye a Pedro de Ribera.
Portada principal, monasterio de Uclés
Antes de pasar al interior, damos una tranquila vuelta por los exteriores, observando con gran sorpresa la rica fachada este, -la que enfrenta al pueblo de Uclés- sin duda la más rica y curiosa del monasterio.
Fachada este, monasterio de Uclés

Ventana fachada este, monasterio de Uclés
En sus adornadas ventanas encontramos cruces de Santiago, armaduras, conchas de Santiago, calaveras etc.
Detalle ventana fachada este, monasterio Uclés

Detalle fachada este, monasterio de Uclés
Al fondo se encuentra la cabecera de la iglesia, adornando sus contrafuertes una serie de esculturas que representan a los reyes de Jerusalén.
fachada este, monasterio de Uclés
Relieve de Santiago matamoros
Accedemos al monasterio, previa contribución con 4€, y lo primero que nos encontramos es el patio, además hoy en obras, compuesto por doble claustro, 36 arcos de medio punto, aljibe y brocal barroco.
claustro monasterio Uclés
Destacaré el refectorio, cubierto por un artesonado de madera de 1548 en cuyos casetones vense los bustos tallados de 33 caballeros,
Artesonado refectorio monasterio Uclés
más una calavera con corona y este aviso: No perdono a nadie.
Casetón de la muerta. Monasterio de Uclés
También interesante la rica sacristía, así como el retablo de la iglesia, aunque se trata de una reproducción del original del s. XVII destruido durante la guerra civil. Posee un gran cuadro de 1670 de Francisco Ricci, representando al apóstol Santiago sobre un caballo blanco derrotando a los moros.
Corredor Monasterio de Uclés
Pago la cuenta con el vigilante, y dejamos Uclés.
Honda cbf 600 S
Mucha de la información es obtenida de esta página, por lo que si os interesa saber más: www.jdiezarnal.com
Detalle portada Monasterio de Uclés
Aún con toda la magestuosidad del conjunto, no me voy con buen ánimo. En la audioguía, así como en el pequeño museo que tienen en la iglesia, supongo que para "amortizar" el precio de la entrada, te cuentan la cantidad de batallas que se han librado en los alrededores y me ha dado por pensar en la cantidad de sangre y dolor que han visto estos muros.
Vistas desde el M. de Uclés
Volvemos por nuestros pasos hasta unos kilómetros pasado el yacimiento arqueológico de Segóbriga, donde cogemos la CM-3011 dirección Belmonte. Cerca de este, tomamos la N-420 durante unos kilómetros para desviarnos hacia Villar de la Encina y por un carreterín sin identificación, llegar a Santa María del Campo Rus

Hasta la fecha, siempre he renegado de rodar por la Mancha debido al sopor que me produce tanta recta.
Hasta la fecha.

La magia de esta tierra me ha hecho en esta ocasión un gran favor mostrándome el verdadero encanto que atesora, los colores de la tierra recién labrada, esperando las lluvias otoñales para comenzar la gestación de la futura cosecha, en contraste con el amarillo y ocre de los arboles, señal del final de su ciclo, las suaves ondulaciones del terreno salpicado de pequeñas casa de aperos. Un conjunto que me ha conseguido encandilar y por supuesto levantar el ánimo.
Torre reloj Sta. M. Campo Rus
Santa María del Campo Rus es el menos agraciado de los tres lugares, pero el que más recuerda al poeta.
Monumento Jorge Manrique, Santa Maria del Campo Rus
Lo recuerdan un monumento en la plaza mayor
Monumento Jorge Manrique, Santa Maria del Campo Rus

Monumento Jorge Manrique, Santa Maria del Campo Rus
y otro en el parque El Prado, donde Jorge Manrique instaló su campamento en el otoño de 1478. Y lo recuerda el Centro de Estudios Manriqueños.
Escudo casa Sta Maria del Campo Rus
Estos no los vi. Mientras iba en su busca,
Calle Carretera
algo me insinúa silencio y me pide que continúe camino, así que me coloco el casco y enfilo hacia mi penúltimo destino, Castillo de Garcimuñoz, que es castillo y es pueblo.

Apenas los separan decena y media de kilómetros. Como bien indica su nombre, lo primero que destaca es el castillo.
Castillo de GarciMuñoz
Su edificación fue ordenada en el siglo XV por el propio marqués de Villena, sobre la atalaya de origen musulmán. Aún estando en obras, le doy una vueltecita alrededor escudriñando sus rincones.
Castillo de GarciMuñoz
su portada, una joya labrada en piedra, con arco y troneras.
Portada del C. de Garcimuñoz
El siguiente objetivo es el mirador, de nombre homónimo a nuestro personaje principal.
Restos muralla C. Garcimuñoz
Situado en la parte opuesta del pueblo, llegamos hasta el bordeando el pueblo por sus estrechas calles. -Después de una semana preparando la ruta, podría haber previsto que se puede llegar en línea recta bajando por una de sus calles principales-
Vista de Castillo de Garcimuñoz
El follaje me estropea la típica postal del pueblo.
Castillo desde mirador muralla
A continuación, debería visitar el monumento levantado donde cayó herido Jorge Manrique. Situado a 3 kilómetros, en el camino de La Nava, aunque venía predispuesto, lo cierto es que no me apetece meterme ahora en pista de tierra con esta moto. Desde esta posición, se puede ver donde está. Fijaos bien en la flechita
Campo donde fue herido Jorge Manrique
Ningún lugar es bueno para morir, pero los hay peores que esta llanura de tierras rojas y panes bordados de amapolas (en primavera);

En este momento caigo en la cuenta que son pasadas las 5 de la tarde, queda alrededor de una hora de luz y nos queda aún llegar hasta Fuentes. Llevo la visera oscura y de noche no se ve mucho, la verdad, por lo que decidimos marcharnos y obviar también la pequeña visita por el pueblo que quería hacer. Destaca por poseer una pequeña confluencia multicultural, con barrios musulmán, judío y cristiano. No es un gran problema, porque en el próximo viaje a Cuenca, en lugar de hacer la parada en La Almarcha como de costumbre, lo haré aquí, aunque ahora la crónica se quede algo coja.

Si os interesa la historia (de intriga palaciega), os aconsejo leer el apartado Historia de este pueblo publicada en la wikipedia.

Creo que por hoy ha sido suficiente, os emplazo aquí para la segunda parte de la crónica, la cual aunque no será muy extensa, al no tener relación con esta historia, pienso que quedará mejor separada.

Un saludo,

12 comentarios :

  1. ¡¡Espectacular...Una de las mejores entradas...Gracias por el gatete!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo contraté para que me cuidara la moto ;)

      Eliminar
  2. Mucha historia y muchas piedras antiguas, todo bien descrito y fotografiado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo habría resumido mejor jaja
      Gracias por pasarte

      Eliminar
  3. Gran entrada amigo¡¡
    Es increíble la cantidad de tesoros que tiene este país y lo lejos que nos vamos a ver cualquier chorrada.
    Menos mal que algunos sabéis apreciarlos y además tenéis la gentileza de compartirlos.. Preciosa fotografía como de costumbre ;)
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si viene de ti es todo un halago. Los que tenemos que conformarnos con quedarnos por aquí nos tenemos que buscar lo que haya. Que no es poco
      Gracias por pasarte! Saludos

      Eliminar
  4. Bonita ruta y bonitas fotos, ademas de un interesante relato, por esos lugares cargados de historia.
    Gracias por compartir Maes,SALUDOSSSS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí por pasarte. Me alegro que te guste, un saludo

      Eliminar
  5. Bonito relato de un trozo de nuestra historia
    y muy bien fotografiado.
    Espero la segunda parte.
    Saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en ello.
      Gracias por pasarte destrodelto

      Eliminar
  6. Buen día que pasamos, si señor,... lo que no cuentas es como saliste del mirador... "pa' vernos matao"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya, hay cosas que se me han pasado y me he dado cuenta después, p.e. tampoco he contado donde paramos a comer. :S

      Eliminar