a vueltas por Sierra Madrona

Esta puede ser la típica historia de uno que sale a dar una vueltecita con su moto, sin rumbo predefinido, sólo cargado con una cámara, una botella de agua y el depósito lleno.


Lo a continuación narrado aconteció en el mes de Mayosto (aquel mes de Mayo que parecía Agosto).

En una fresca mañana de primavera...¿o era verano?... bueno, tal como fuere, con una agradable temperatura y el sol ya despuntado sobre el horizonte, salgo hacia la N-420 por la La Poblachuela, (pedanía aneja a Ciudad Real).
Poca historia os puedo contar sobre su P. de Sta. María Magdalena, ya que internet cuenta poco sobre estos lares y yo tampoco la conocía.

Parroquia Sta Mª Magdalena. La Poblachuela (CR)


Parroquia Sta Mª Magdalena. La Poblachuela (CR)

Esta de regalo para mis lectoras.


Justo enfrente, supongo que a modo de adorno, se encuentra para su disfrute, una antigua noria, testigo mudo del duro trabajo de nuestros antepasados para obtener el preciado elemento.

Pozo de noria

Evitando la autovía, prosigo hasta detenerme en la población de Poblete, cuya iglesia dedicada también a María Magdalena, nos saluda a nuestro paso.


Con paso dubitativo, ya que las posibilidades a cada cruce de carreteras son inmensas e igual de interesantes, llego a las inmediaciones de Puertollano, población que esquivo al escoger el itinerario marcado por la variante que conduce a la refinería.


El monumento al minero, ni si quiera se gira para decir adiós, no se si enfadado por no pararme a verlo más tranquilamente. En mi descargo diré, que no encontré el lugar por donde se entra a su base. Y bien es cierto que con ganas me quedé.


Viendo la refinería, decido ir a ver la presa del embalse de Montoro, del cual se abastece de agua -creo, y sino, esta creencia fue el motivo- y así hacer unas curvitas. Para ello no me queda mas que tomar la CR-502 hacia Mestanza, al cual llegaremos en apenas 15 kilómetros.

El puerto de Mestanza, (871 m.) sirve de separador natural entre el entramado industrial y minero donde está enclavado Puertollano y el territorio adehesado del valle de Alcudia, al cual accedes tras su coronación.


En Mestanza, me adentro por sus callejuelas en busca de su iglesia parroquial en honor a S. Esteban Protomártir, del S. XVI, siendo su portada sur lo que me parece más llamativo -la única foto decente, vamos jejeje-

Continúo mi peregrinaje hasta el embalse, donde ya en la misma presa, termino de imaginar el itinerario de la ruta de hoy, ya que no me hace gracia volver sobre mis pasos

Presa de Montoro

El siguiente destino será Solana del Pino, última población de la provincia en el trazado de esta carretera. Recordad que esta es la vía que une las localidades de Andújar y Puertollano.


Es en el puerto de los Rehoyos (981 m.) desde donde se obtienen las mejores panorámicas de este valle y , tras su coronación, la visión mas agreste de la falda contraria con Solana del Pino en primera instancia.

Solana del Pino

Un zoom sobre las lascas típicas de la zona, ya que todas las crestas de los montes aledaños presentan las mismas características


Por algo esta carretera está declarada de interés paisajístico.

Prosigo camino abajo, siguiendo adelante en el cruce en el que mas tarde volveré para la vuelta, ya que primero me adentro un poco en busca de una construcción que vi la última vez que hice este tramo en dirección contraria, y no paré, pensando que era una fuente.

Esta no es, joder que envidia!! menudo cortijo. Viendo estas cosas me doy cuenta lo pobre que soy... pero no de espíritu.


Por cierto, este cortijo se llama "Cortijo Las Lagunillas de S. Antonio".
Me refería a esta otra, que no llego a comprender lo que representa, sobre todo por dónde está.




Sus paredes laterales.

En este momento, el calor ya empieza a hacerse insoportable para estar quieto en un lugar con todos los apechusques encima. Así que me pongo en marcha lo antes posible.


Retornando por el camino hasta el cruce antes nombrado, se disfruta de esta vista. Espero que se aprecien bien a tan baja resolución las motitas blancas en el verdor, que son las flores de la Jara, que se encuentran en pleno apogeo. Madre mía como está el campo de bonito.

Tomo la carretera que nace de aquí y sigo hacia Solanilla del Tamaral


Me siento rodando por otras latitudes, y la estampa no indica lo contrario, ¿verdad?
Y un poco más adelante.


Observando este precioso panorama, me llama poderosamente la atención, el cortado que se ve en el horizonte. Os la acerco desde el mirador del pueblo para aclarároslo


Por supuesto, decido acercarme a investigar a ver si por una casualidad de la vida, tuviera un acceso decente.
Pasada Solanilla del Tamaral me encuentro una glorieta de nueva construcción, desde la que se aprecia el curso del río Jándula al fondo del valle.


Aunque poco, su pequeño curso algo corre, lo cual es buena noticia sin duda. Desde este mismo punto, se aprecian también estas ruinas, que no tengo ni idea de lo que pueden ser. Obvio el acercarme por lo delicado del camino de acceso.


El único camino que se dirige hacia esa dirección, es la carretera que conduce a la población de El Hoyo donde se acaba el asfalto, así que para allá me voy.
Justo unos metros antes de llegar al puente que cruza el río, me encuentro el acceso que esperaba encontrar, perfectamente señalizado.


El lugar se llama Hoz del Jándula.


Tras un segundo de deliberación, decido aventurarme por el camino de tierra, con la condición de que si se pone feo, me doy la vuelta, que estoy donde Cristo perdió el mechero.
Una vez dentro del camino, por ningún lado vuelves a ver señalización que te indique el camino, así que voy orientándome en la dirección a donde quiero ir, que en ningún momento se pierde de vista.


La pista es fácil, sin apenas piedras, alternando terreno compacto con algún tramito de arena suelta, pero para nada complicado, hasta que tras una curva de 180º....


Pero que coño... si el río viene a mi izquierda, ¿...de donde sale esto?


Pues es el río Robledillo, afluente del Jándula, al cual unos metros más adelante va a desembocar. Decido atravesarlo, ya que el piso está encementado, no hay nada que obstaculice el camino, y no lleva más de un palmo de agua, además, si me caigo, con el calor que hace, no viene mal un bañito ;p. Adelante...


Ya desde el otro lado.
Continúo ya que me estoy divirtiendo como hacía mucho no lo hacía y no quiero parar. Pero como la alegría en la casa del pobre dura poco, a los 100 metros, al salir de nuevo de una curva ciega, (o yo que no levanto la vista del suelo) me encuentro esto.


Mira, no sabía si ponerlo, pero lo voy a poner:

¡¡¡¡¡¡MECAGOENLAPUTAMADREDEQUIENPERMITEESTO!!!!!!

qué manía con ponerle puertas al campo. Por aquí se estila esto mucho. En fin, esto es lo más cerca que estuve del sitio.


Aprovecho para comerme la barrita energética de emergencia y descansar un poco a la sombra, ya que en este lugar, la temperatura es muy agradable.


Y doy comienzo al camino de vuelta deshaciendo el trecho recorrido. Con todo el lío, ya son las 2 de la tarde.


Adivináis lo que estoy pensando, ....va cerca la cerca jejeje
Ya de vuelta en el asfalto, me detengo en una especie de pueblo en ruinas, lo ví cuando pasé la primera vez, pero como iba centrado en la Hoz, pasé de largo, no en vano, tenía que volver por fuerza por aquí.






El sitio da un poco de mal rollo, tanto resto de vivienda derruido. Lo único que parece quedar medio en pie es la iglesia o ermita. En el mapa viene como Riofrio. Uno más.
Decido volver por la vía más rápida hasta Puertollano, ya que por aquí puedes echar un día de los buenos ruteando por estos parajes. Para ello, en lugar de dirigirme hacia San Lorenzo de Calatrava, como tenía pensado, opto volverme para Mestanza por la carretera "aburrida". No se ni como se denomina dicha carretera.

Esta zona ha sido minera desde tiempos de los romanos, y probablemente, el suelo por el que pisas esté mas agujereado que un queso, prueba de ello son estas torres, que entiendo serán respiraderos, dispersas por doquier.


En este lugar, los únicos restos de civilización que vi en kilómetros a la redonda fueron esta mansión.


A partir de aquí pongo la directa hasta Puertollano, y de ahí, bordeando por la parte trasera de la refinería, salgo a la CR-504 que me lleva hasta Calzada de Calatrava.

Ante la vista imponente que me ofrece el Castillo de Calatrava la Nueva sobre el horizonte, me aparto en la entrada a un paso de ganado para hacer la foto de rigor.



En este momento me percato que a mi izquierda veo a la vaca esta que se aproxima hacia donde me encuentro


le hago la fotito que veis y me dispongo a marcharme, pero la vaca que se sigue acercando y ya me empiezo a mosquear, ...si las vacas son pasotas... voy a salir y calo la moto, la vaca que cada vez está mas cerca y que viene a buen paso, tiro del botón de arranque, la moto no me responde y la vaca mas cerca, pienso, como se acerque mucho más y esta cabrona no arranque, dejo la moto y arreo a correr carretera'alante. Arranco a patada y echo a andar, cuando observo, que apenas a 15 metros de la cuneta, entre la espesura de la hierba alta había un ternerillo, y de ahí intuyo la actitud de la señora vaca.

En Calzada tomo la CM-4111 que me conduce definitivamente hasta Ciudad Real.
Aunque aquí no acaba la cosa. ¿Alguien me quiere explicar que significa esta señal?


En grande.


No será que por aquí hay extraterrestres que abducen vacas y por eso atacan a los motoristas en las cunetas.... humm

Hasta aquí si ha sido todo. Espero que os haya gustado.
V'sss

El mapa:

4 comentarios :

  1. Ya se te extrañaba ;)
    Menos mal que no llevabas la ruta preparada que si no...
    Gracias por compartir...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Slow, cierto que últimamente no me prodigo, pero es que la cojo poco últimamente.

    La zona esta es la caña, seguro que me vuelvo mañana y del mismo recorrido saco para otra entrada sin repetir nada. (igual lo hago jejeje)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Bonita crónica, y también me ha gustado,
    tu frase celebre "no tendremos dinero pero
    el espíritu y la moto que no nos las toque
    nadie"

    Un saludo.

    ResponderEliminar