...la serranía de Cuenca, Albarracín y Teruel

En esta ocasión, prácticamente se podría decir que comenzamos en Cuenca, ya que el viaje de Ciudad Real hasta allí, fue prácticamente del tirón, realizando las paradas correspondientes, para descansar/comer etc. pero sin nada especial que destacar.

Este viaje, lo hemos hecho 3 personas. El burro delante pa' que no se espante

;-p

junto con Mica y Carlos que viajaban en la cbf1000 de este último, y aprovechando que el lunes era fiesta local en Ciudad Real nos marcamos un mini-puente.

Carlos y Mica.

El alojamiento elegido fue una casita de madera en el camping que se encuentra en la CM-2105 -la carretera que lleva a la ciudad encantada- a unos 5 Km. de Cuenca capital.


Para aprovechar la tarde del sábado, nos fuimos a dar una vuelta por el casco antiguo de Cuenca.


fotos tomadas por Mica en marcha (no sabemos porqué salió con este color)


panorámica de la ciudad.

el ayuntamiento

aquí creo que hacían las paredes a ojo...

un refresquito fresquito...

... y seguimos viendo cosas. Aquí la catedral.


las casas colgadas de los souvenirs

y esta de mi ojo

 e Inesperada, que por allí andaba.

unos periquitos viendo la final de la champions y al sobre.

Ya entrados en el domingo, arrancamos las motos a primera hora para comenzar un día en el que conjugaríamos un viaje placentero en moto plagado de carreteras retorcidas, con algo de turismo, tanto de naturaleza como arquitectónico. En definitiva, un día bastante completito.



Iniciamos dirección Villalba de la Sierra con el río Júcar como acompañante de excepción para realizar la primera parada en el Ventano del Diablo. De él se cuenta lo siguiente:

Famoso mirador que Lucifer tiene en los montes de Castilla: el Ventano del Diablo de la sierra de Cuenca, una peña hueca y abovedada como un enorme cráneo, donde, según la conseja, Belcebú organizaba saraos brujeriles y defenestraba a los curiosos que se acercaban a mirar por sus dos ventanas abiertas al patio vertiginoso del Júcar.

Como en otras ocasiones en las que he venido, no pudimos disfrutar completamente del sitio, porque se acumulaban los autobuses de excursionistas y en un momento, me pareció hasta agobiante.


nada mas llegar, apenas había nadie.

Con esto, proseguimos dirección Vega del Codorno, donde haríamos la siguiente parada para visitar el nacimiento del río Cuervo. En esta ocasión, aún cuando también estaba algo concurrido, si pudimos disfrutar algo más del paraje.

el acceso. Me recordaba a las pelis de Robin Hood

un posado junto a Mica.

ahora yo solo.


 y un pequeño detalle para despedirnos.

Volviendo a la ruta, regresamos por nuestros pasos hasta el cruce con la carretera que va hacia Teruel, la CU-901. Que recordaba como los 9 Km. peor asfaltados por los que he pasado nunca, y parece que a mucha más gente le ha debido de pasar porque estaba en obras. Así que otra vez que paso por aquí, otra vez que tengo problemas. En estos momentos se encontraba hecha un verdadero camino de tierra, por lo que  tuvimos que circular a 30Km/h como máximo.

 aquí aún se podía transitar

Por suerte, la mayoría son es ascenso, peor lo tuvieron que pasar el grupo de eRRes que venían por la misma pista bajando el puerto.

aprovechando un descanso para estirar las piernas y comprobar neumáticos casi en la cima

 así esta la parte final del puerto, en la parte conquense

En la cima del puerto de El Cubillo, comienza la comunidad de Aragón, y el asfalto vuelve a ser transitable. (la carretera pasa a llamarse A-1704).

y así la parte aragonesa.

A los pocos kilómetros llegamos al paraje del nacimiento del río Tajo
Muy curioso. De hecho, este viaje surgió de la idea de volver en la primavera para ver este paraje verde, ya que estuve de paso el verano pasado, y al estar toda la hierba seca, el paraje estaba algo triste sin el color verde.

 a esto me refería

Aprovechando el Plan E, lo han arreglado y han dejado un sitio muy pero que muy bonito.

 y esto es ahora.


si, de ese mojón de piedras nace el río mas largo de la península. Y ahora soltaba algo, en agosto, lo pasamos de largo.


Tras la parada oportuna, proseguimos dirección a una población que tenía muchísimas ganas de visitar. Albarracín.

No estoy poniendo mucho énfasis en intentar detallar el camino. Pero es que no tengo palabras. Espectacular se queda corto. La serranía de Cuenca, que hemos dejado atrás es preciosa, con una carretera en muy buen estado, superrevirada, y con unos paisajes tremendos, pero es que nos hemos introducido en la sierra de Albarracín, y tampoco se queda atrás, cambiando un poco el tipo, pero espectacular de todas formas.
Un detalle que me llamó la atención, y precisamente me la llamó porque es otro argumento que esgrimir a mi favor para cambiarme al trail en cuanto pueda, es que desde que dejamos atrás el nacimiento del Tajo, la carretera está repleta de carteles de estos morados que indican lugares a visitar, cuyos caminos, eran eso, pistas con grava suelta, incluso tierra, o con asfalto de hace 75 años, y que con esta moto, yo no me meto ahí ni de coña.

Una vez que nos introducimos en la A-1512, sucedió un hecho inesperado. En apenas 6 Km., con el río Turia acompañándonos por la derecha, entre paredes de piedra de varios metros de altura, un ambiente fresco, nublado pero sin hacer frío,  perfecto para ir en moto, con el verde de los árboles que jalonan el río y un asfalto en perfecto estado, sin humedades, retorcido y sin apenas coches, no pude resistirme, levanté un poco la visera y bajé el ritmo a apenas 50Km/h para disfrutar aquel momento, ya que estoy seguro de que será  uno de esos que se te quedan grabados para siempre en la retina. -Supongo que en aquel momento se dieron las circunstancias adecuadas para esta percepción, ya que re-mirando el tramo en el street view, no le veo el mismo encanto-.
Tras comer, dimos una vuelta por el pueblo.



Este lugar, merecería una entrada del blog para él solo, ya que con el volumen de fotos con el que me he encontrado, algo me dejaré. Es un pueblo con 1.001 rincones y no desmerece echar un día entero paseando por sus callejuelas medievales.

jugando con los contraluces.







ojito con la derechura de las paredes...



yo no digo nada, estaba en la calle jejeje




Continuamos hacia Teruel por la misma carretera, que tampoco desmerece hasta llegar a Gea de Albarracín, donde pasada esta localidad, el paisaje cambia drásticamente entrando en una llanura que hace cambiar radicalmente de registro haciendo pensar que es imposible que en apenas unos kilómetros, haya tal cantidad de belleza. Además nos tocó un viento lateral que nos hizo el trayecto verdaderamente incómodo.
En Teruel, dimos una vuelta mas bien "rápida" -aunque estuvimos tomando un refresco en una terraza- ya que no sabíamos bien que visitar y acechaban nubarrones.


estos son unos cachondos...




este puente me resulta familiar, y no recuerdo de que.

la plaza del torico (o algo así)


al mausoleo de los amantes, no pasamos.

Nubarrones que hicieron que nos mojáramos de regreso a Cuenca.
Cogimos la N-330. Carretera con buen asfalto y pese a ser de categoría Nacional, no tiene arcenes en su parte inicial. Es simplemente preciosa, con el río Turia como compañero de viaje y unas curvas entretenidas. Desde la salida misma de Teruel fuimos esquivando nubes, a veces chispeaba, a veces no llovía pero el asfalto estaba mojado, hasta que fue cruzar la línea divisoria con la provincia de Valencia cuando se nos abrió el cielo, -e íbamos sin chubasquero- así que apenas pudimos disfrutarla. Paramos en la gasolinera de Mas de Jacinto a resguardarnos hasta que aclaró un poco.



A la entrada de nuevo en Castilla-La Mancha, de nuevo lucía el sol. -Me acordé de mis amigos valencianos, que tienen fama de concentración YBRera a la que asisten, concentración pasada por agua.-

A la altura de Salinas del Manzano, de nuevo vamos acompañados de un río, esta vez el Cabriel.

aquí paramos a estirar las piernas. detalle del cielo. cualquiera diría que veníamos de mojarnos.

detalle del puente. Quien sepa arameo o vetetuasaberque

las niñas descansando

N-420

Llegamos al camping ya anocheciendo sin mas novedad que las nubes que nos venían persiguiendo desde Fuentes, resguardamos las motos bajo el voladizo de la casa y fue cerrar la puerta y comenzar de nuevo a llover. Yo ya no volví a sacar la cabeza fuera hasta la mañana del lunes, preparado para el regreso a casa.

cabr....

Para el regreso, decidimos alargar un poco más el viaje y decidimos llegar para comer en las Lagunas de Ruidera por Peñarroya para hacer unas poquitas mas de curvas. A la altura de Belmonte (bonito castillo) nos desviamos hacia Tomelloso. No comentaría esta circunstancia si no fuera porque encontré la recta mas larga del mundo. Bueno, por lo menos la recta sin cruces -y que no sea autovía- sin tropezones, ni cortes por glorietas y demás, que he recorrido con la moto. Esta es la CM-3102, entre Socuellamos y Tomelloso. Entre la última glorieta de Socuellamos y la primera de acceso a la autovía son 17,5 Km. que si nos saltamos las glorietas y seguimos hasta la primera curva, llegamos a Argamasilla de Alba y son casi 30Km. Y para hacerlo más divertido aún, el paisaje es monótono, sólo viñedos, viñedos y más viñedos. Y gracias a Dios, que estaban finalizando las obras de reasfaltado, sino habría sido un verdadero infierno.


Ver mapa más grande

Con esto prácticamente se puede concluir este viaje, ya que dimos una pequeña vuelta por las lagunas


para después de comer,


completar el regreso a casa sin más historia.

Otros 984Km. más para recordar.

V'sss y gracias por seguirme.

P.D. Algunas fotos son de Mica.

4 comentarios :

  1. Me ha gustado, como de costumbre. Qué bien saben esos puentes fuera del común.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda ha sido uno de mis mejores viajes, por los paisajes y por la compañía.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la informacion, estos dias que vienen haré algo parecido

    ResponderEliminar
  4. Para eso está puesto. Espero que lo pases bien.

    ResponderEliminar