Ciudad Real - Cabo de S. Vicente en YBR. 1ª parte

Este viaje se llevó a cabo la Semana Santa pasada (2009) y se puede considerar mi primera gran aventura motera.

De Ciudad Real salimos Javi, Jose y yo, un poco mas tarde de lo previsto, pero salimos… La ruta fue bastante bien, cogimos la marcheta precavida de 80-90 Km/h ya que quería conservar mecánica…
En Almadén hicimos la primera de las paradas previstas, un cafecito para desentumecer las manos, que a esa hora hacía un poco de fresco y no íbamos muy abrigados En el Algarve hace calor, no?.
 
Como no teníamos foto de familia, hicimos un intento.

Las carreteras perfectas, el paisaje precioso… No tenía intención de parar mucho, ya que el camino era largo y la velocidad corta, pero llegando a Llerena no me pude resistir ya que a lo lejos vi que la torre de la iglesia tenía buena pinta y pasamos al pueblo, para comprobarlo in situ, lo cual bajo mi punto de vista fue un total acierto, ya que tienen una plaza preciosa.


 Por ahí andaba.

Otra paradita, y esta un poco más peligrosa, porque fue en mitad de la carretera con apenas arcén, fue en Zufre, que pasamos por detrás y había una bonita vista de un palacete, (¿o es una iglesia?), colgado de una pared de roca, y no quise pasar sin inmortalizarlo. Cosa que hice también, pero esta vez en mi mente fue el olor a azahar que impregnaba el campo poco antes de llegar a las Minas de Riotinto.


Con esto, llegamos a Trigueros, donde habíamos quedado con Luis para proseguir la ruta. Por supuesto, cuando vas a un sitio que no conoces y quedas en algún lugar, te plantas en la otra punta del pueblo, y a preguntar… al final lo encontramos, y tras las presentaciones, nos tomamos un refresco y echamos unas risas  con unos colegas suyos antes de continuar…

En marcha ya los 4 hacia Ayamonte, por la nacional. A pocos kilómetros para llegar a Ayamonte, nos asaltan dudas de si pasar o no, si llegar al hotel y dejar las cosas, ducharnos, y luego volver a entrar a España para ir a probar las frituras del famoso Margallo (recomendación de un ayamontés -si es que se dice así-), al final, decidimos parar antes y cenar antes de entrar a Portugal. Nos costó entrar al puerto, (si, me equivoqué de salida en una glorieta –normal en mí- y acabamos en el campo de fútbol) pero al final, una vez que conseguimos llegar, SORPRESA!!! La calle está cortada con una valla y una gran señal de prohibido pasar (había procesión), y desafiando a la ley, apartamos la valla y nos colamos dentro. Nos ven dos policías, y gracias a Dios que no quisieron denunciarnos, y nos dicen que qué hacemos ahí, que la calle está cortada, que nos vayamos a tomar…. que va a pasar la procesión en breve por allí. Dudamos en parar en una calle cercana y como era tarde, (cerca de las 9) decidimos irnos y ya pararemos en otra ocasión. 


Unas llamadas a casa antes de cruzar la frontera (tema de tarifas) y marchando a Portugal, ya acechando la noche.

Cruzamos el puente, con un carril cortado por obras, y primer adelantamiento reglamentario… me cagon su…. Empezamos tarde… un Audi, creo recordar, nos adelanta a aproximadamente, y tirando por lo alto, 50 cm. Y esto no ha hecho mas que empezar, nada mas dejar la autovía y cogemos la carretera (por llamarlo de alguna manera) que nos lleva a Monte Gordo, que es donde teníamos el hotel, y SORPRESA!!! de nuevo, con la YBR abriendo camino, en un país extranjero, de noche (para quién no lo sepa, la YBR tiene un candil de aceite como faro delantero) nos encontramos OBRAS y a la altura de Vila Real de S. Antonio, tengo que sacar a relucir la orientación, ya que nos desvían por el pueblo, sin apenas señales y sin saber donde estamos, rezando para que la calle, que acaba en carreterín que hemos cogido, sea la que deberíamos… conseguimos llegar al sitio, esta vez sí, encontramos el hotel sin problemas y conseguimos alojarnos… Nos rifamos las habitaciones entre risas porque ninguno queríamos la número 13.
 
vista de Portugal desde Ayamonte. Se intuye la fortaleza de Castro Marim.

Nos vamos a cenar. Le preguntamos al portero por algún sitio típico, nos aconseja un sitio, que luego no encontramos, y nos metimos en un restaurante. No recuerdo bien el nombre, pero juraría que era O Julian cenamos pescado, bueno, cenamos, o nos cebamos, porque luego a todos nos costó conciliar el sueño, por el inflón que llevabamos… todo muy bueno, no me acuerdo de lo que pedimos, me acuerdo que Javi pidió bacalhau o bras porque, yo no lo hice pensando en comerlo con Inkel y Guasonski (compañeros del clubYBR) en Olhao y al final me vine sin probarlo, pero esto no lo cuento ahora porque es adelantar acontecimientos... Decidimos irnos a dormir, porque después de más de 500Km. no nos quedaban muchas ganas de marcha, y más sabiendo que al día siguiente iba a ser también muuuy largo…

Más adelante más…

Ah, el mapa:

1 comentario :