Cantabria Infinita. Día 4. Del verde al amarillo

Se agota el tiempo, y toca regresar. Que rápido pasa a veces, pero bueno, creo que ha resultado muy bien aprovechado. Al igual que hice para venir, he planeado el regreso en dos etapas. Haré escala en Burgos y de esta forma puedo disfrutar un poco más de esta zona mientras me voy despidiendo, y el ultimo día tener menos tirada.

Tal y como comenté en la crónica del día anterior, -si aún no la has leído aquí te la enlazo- repito la primera parte de la ruta para avanzar más rápido hoy. De hecho, por repetir, hago lo mismo que ayer en Cabezón de la Sal,
Subida cara norte Puerto de Palombera, 1.260m

Cantabria Infinita. Día 3. La civilización y algo más

Lo bueno de esto de los blogs, libros de viajes, revistas, etc. es que dispones de tanta información que para casi cualquier punto del mapa tienes infinidad de referencias. El problema sobreviene cuando dispones de un tiempo escaso. En esta situación en la que tienes que filtrar, para mí, que quiero verlo todo, es un drama. La experiencia me dice que si pretendo fotografiar tranquilamente en un día, la salida debe rondar como máximo los 300. Con todo lo que tengo en mente me salen cerca de mil, por lo que tras varias tribulaciones, esta es la propuesta que finalmente decido hacer.

Aunque esta primera parte del recorrido la haré mañana de nuevo, prefiero hacerla también hoy tranquilamente y gano algo de tiempo. Aún así, en Cabezón de la Sal, donde dejo la autovía y me adentro en las carreteras secundarias, paso de largo, cuando merece un paseo. Me adentro en el Valle de Cabuérniga.
Verdor del Valle de Cabuérniga