el Campo de Montiel

Bienvenidos de nuevo; han sido más de cuatro meses desde el último gran viaje relatado en este mismo lugar, por supuesto ha habido más, todos ellos sin inspiración para desgranar de una manera un poco decente los recorridos.

Aún sin encontrar a la musa que ando buscando, en esta ocasión os traigo otro poco de lo de siempre: Castillos, templos y pueblos señoriales. Más aún; en esta ocasión sigo los pasos de Fernando Yáñez de Almedina, discípulo del mismísimo Leonardo da Vinci, del poeta Jorge Manrique, -de nuevo por este mismo blog: Recorriendo en moto el triángulo manriqueño-, Tomás de Villanueva, santo a la postre, e incluso del célebre Francisco de Quevedo que fijara su última residencia en estas tierras. ¿quién dijo que no hay manchegos ilustres?¿me acompañas?