Un paseo por Cantabria

Domingo, 9 de Junio de 2014, no recuerdo la hora.

Pese a los esfuerzos de Ichino por indicarme por donde vamos a ir, lo cierto es que ni siquiera me he mirado la ruta, voy donde me lleven sin importarme el destino. Aquí todo es verde, espectacular y eso me encanta.
Vista Puerto del Escudo
Salimos de Burgos algo tarde para la hora a la que hemos quedado en Trespaderne con los colegas. Vamos por carreteritas estrechas, pero con buen firme. Llegamos a las puertas de Poza de la Sal, pueblo natural de Félix Rodríguez de la Fuente, y por tal efeméride el nombre me resulta familiar.
camino Oña
Pasamos por Oña, a través de la N-232 donde disfrutamos sobre la moto del fantástico desfiladero labrado por el río Oca. Una lástima no haber parado pero vamos tarde y si además nos entretenemos, nos afeitan a guantazos al llegar.

Nos desviamos hacia Trespaderne, en cuya gasolinera hemos dispuesto el punto de encuentro. Apenas llevamos 70 kilómetros y ya he flipado con el paisaje en tres o cuatro ocasiones. Esto promete.
foto cortesía de Funkoiote
Tras los saludos, continuamos por la N-629 que traíamos hacia Espinosa de los Monteros, nos adentramos en el parque de Ojo Guareña.

Sobre este lugar, aconteció la mayor anécdota del día; saliendo de Espinosa de los Monteros, se lanza en picado hacia la cuneta, entre la moto que me precede y su anterior, una rapaz -no se si sería un aguilucho, gavilán o alguna especie del estilo, no era muy grande-, coge algo de entre la maleza y levanta el vuelo en el mismo momento en el que paso con la moto. Vi perfectamente como me miraba, con ojillos asustados, el pequeño ratón que llevaba entre las garras. El del todo terreno que iba detrás de mí, seguro que también me miró con ojillos asustados, cuando vio el quiebro que tuve que hacer para esquivar al ave con su almuerzo.
Llegamos de nuevo a la N-232, y aunque queremos rodear el Embalse del Ebro por su parte sur, acabamos ascendiendo el puerto del Escudo. Límite provincial entre Burgos y Cantabria.
foto cortesía de Funkoiote
Desandamos el trecho recorrido hasta la carreterita correspondiente. Hacemos una parada rápida en Las Rozas de Valdearroyo. Durante la construcción del pantano del Ebro siete pueblos quedaron anegados por las aguas, varios pertenecientes a este municipio. Emergiendo de uno ellos, aparece una de las estampas más conocidas y verdadero emblema de la zona: la torre de la antigua iglesia de Villanueva. También conocida como la catedral de los peces
La idea es ver la torre sumergida, pero se ve que cuando levantaron la pasarela, midieron mal y estando el embalse lleno como ahora, dicha pasarela se encuentra inundada. A través de ella se puede llegar a su interior y a través de una escalinata acceder hasta el campanario, que hace las veces de privilegiado mirador.
No huelga decir que, sobre todo la parte cántabra que está recién asfaltada, es una maravilla de trazado para curvear con la moto. Tramo 100% recomendable.

Llegamos a Reinosa donde hacemos una parada al lado del río, para tomar un merecido refrigerio.
foto cortesía de Funkoiote
Una vez repuestos cuerpo y mente, comenzamos la vuelta, por decirlo de alguna manera. Bajamos hacia Aguilar de Campoó por la antigua nacional, aunque no llegamos; unos kilómetros antes, abandonamos las anchuras de las nacionales para adentrarnos por una sinuosa carreterita sin arcenes, espléndida, más aún cuanto más vamos adentrándonos en su recorrido y comienza a calcar el curso del aquí joven río Ebro.
rio Ebro Reinosa
Paramos a comer un menú de restaurante en la plaza de Polientes. Algunos pidieron las típicas fabes pasiegas. En mi caso no me atreví debido al calor pero lo que no perdoné fue el segundo plato, un magnífico lechal.
Tras una pausada sobremesa, continuamos hacia el siguiente destino planeado. Lo tenía apuntado y remarcado en la lista de lugares a visitar y mira por donde, sin saberlo, lo voy a tachar hoy.
Si ya voy disfrutando de las denominadas Hoces del Ebro, no puedo asombrarme más de la majestuosidad de Orbaneja del Castillo, aún bajando la cascada con poca agua. No pensaba disfrutar tanto este día.
Orbaneja del castilloOrbaneja del castillo
Orbaneja del castillo
Debemos subir y lo hacemos, a disfrutar de una cerveza bien fría en el pueblo.
Con menos gente alrededor, se habría visto si no me baño.
Aquí, en un autorretrato con los compis, disfrutando de la cercanía de la cascada.
Aunque ya sabía que habían cazado al cazador.
foto cortesía de Funkoiote
Ya arriba, en el pueblo en sí,
Orbaneja del CastilloOrbaneja del Castillo
Orbaneja del Castillo
Mientras dejo que busquen mesa para tomar un refresco, me adentro por una calle a cotillear un poco,
y buscar el otro atractivo del lugar, las figuras zoomorfas del beso de los camellos. Desde arriba,
y desde abajo donde hemos dejado las motos.
Una última curiosidad de Orbaneja antes de volver a la ruta. A ver si encontráis la cámara de fotos en la siguiente fotografía:
Os doy una pista:
¿Estará ahí a propósito?

Salimos a la nacional y tomamos dirección Santander, nos marcamos las curvas del puerto para a continuación, intuyo que llegando a la cima, giramos por un carreterin super estrecho que sale a nuestra derecha. Vamos hacia Pesquera de Ebro y Dobro.
Si en ese momento pensaba que en Orbaneja había llenado la retina de paisajes asombrosos, estaba muy equivocado. Aún tengo marcado a fuego, el espectáculo rocoso de los cañones labrados con tesón por el cauce del omnipresente río Ebro. Así como la vista de la merindad de Valdivielso vista desde la cima del puerto de la CL-629. Sublime. Debo dar gracias por el día tan estupendo que nos ha salido.

No os podéis imaginar el disgusto que tengo por no poder poner ni una misera foto de todo esto.

En Valdenoceda, cogeremos la N-232 dirección Burgos. Aún siendo un trazado precioso, paralelo al río Ebro, el mal estado del asfalto no permite distracción. Por momentos me recuerda al tramo de nacional, a cientos de kilómetros de aquí, de la N-330 cerca de Teruel, en el que vas paralelo al río Turia.
Aquí si que definitivamente se cerró el grifo de sorpresas. Rodamos en grupo hasta el cruce con la N-629 en la que los compañeros vascos continuaron hacia Trespaderne, e Ichino y yo, tras las despedidas oportunas, continuamos hacia Oña y Burgos.
mirador Castillo Burgos
Como colofón a este fantástico fin de semana por el norte de España, y como despedida turística de Burgos, subimos al castillo para disfrutar de la panorámica que ofrece de la ciudad esta atalaya.
Catedral de Burgos desde el mirador del castillo
Mañana me vuelvo para Ciudad Real.

V'sss

Un intento norteño

Creo que así rezaba el título de la convocatoria, en el clubYBR, para una quedada por el norte de la península. Yo que andaba con unas ganas locas de hacer un viaje para estrenar las maletas rígidas, y con un puente local en ciernes, propuse la fecha en la que podía asistir. 8 de Junio. Además Ichino, el organizador, me ofrecía alojamiento en su humilde morada. Gracias de nuevo. En apenas unos mensajes ya estaba todo dispuesto. Me subo para Burgos a finales de semana.
Puerta Burgos

Sábado, 7 de Junio de 2014, 9:00 aprox.

Salgo de Ciudad Real hacia Toledo por la N-401. Quería salir un poco antes, pero como siempre, se me va el tiempo por alguna fuga sin controlar.

En la circunvalación de Toledo, buscando la salida hacia Ávila, me viene el pensamiento de que se me ha olvidado algo. Un segundo mas tarde, caigo en la cuenta de que me he dejado el picnic en el frigo. No llevo ni agua. Sobre la marcha, me detengo en un super que veo en la última glorieta, a pie de autovía a comprar algo. Al menos para un bocado a media mañana. Me he aficionado a los comedores con vistas.
Para recuperar el tiempo perdido, tomo la A-40 de Toledo a Maqueda. Solución acertada porque la antigua carretera nacional que va paralela, la han dejado plagada de glorietas y es una pérdida de tiempo elegir dicho itinerario.
Embalse del Burguillo
Aún pasando por lugares interesantes, no me detengo, aún estoy en el radio de acción para realizar rutas de un día. A cambio voy apuntando mentalmente puntos para futuras escapadas.
En los alrededores del embalse del Burguillo, en la N-403, no me puedo resistir más.
Embalse del Burguillo
Me aparto un momento a los pies de las murallas abulenses, venía imaginando una foto parecida a esta durante medio camino.
Muralla de Ávila
Enseguida continúo hacia la otra foto típica de esta ciudad cuando vas de paso. La de los 4 postes. Ni siquiera paro, hay varios autobuses de turistas y no me siento cómodo. Encuentro una especie de mirador unos metros más adelante.
Ávila
4 postes Avila
Aquí, disfrutando de esta vista, voy a dar cuenta de parte de la compra que hice. Es hora del segundo desayuno.
Panorámica Ávila
De nuevo por la N-403 que traía, me voy adentrando en la meseta castellana. Las rectas comienzan a hacerse infinitas sin apenas dar tiempo a quién rueda por ellas a ser consciente de ello. El horizonte empieza a homogeneizarse con el color del cereal apunto de madurar.
Tomo la N-601 hacia Valladolid, apenas son unos kilómetros en línea recta hasta llegar al cruce en el que me aparto hacia la población de Coca.

Tras repostar, me acerco en primer término a ver la Torre de San Nicolás.
Torre de San Nicolás, Coca
Vuelvo sobre mis pasos, el principal atractivo de esta población es uno de los castillos más curiosos de España.
Castillo de Coca
Debido a la gran cantidad de kilómetros que tengo por delante, obvio la visita interior. Habrá que conformarse con un paseo por los alrededores, a ritmo de sevillanas.
Castillo de CocaCastillo de Coca
Considerado como una de las más hermosas muestras del arte gótico-mudéjar español. Su construcción completamente en ladrillo, fechada en 1473 por Alonso de Fonseca, tercer señor de Coca, no deja indiferente a nadie.
Castillo de CocaCastillo de Coca
En la actualidad, tras diferentes vicisitudes, pertenece a la casa de Alba aunque está cedido al ministerio de Agricultura.
Castillo de Coca
No puedo dejar pasar, ya que estoy aquí, una foto rápida en una de las tres puertas de acceso a la población que existieron en otro tiempo. Se trata de la puerta de Segovia, la única que se conserva, conocida actualmente como Arco de la Villa, del siglo XII o XIII, fecha de construcción del recinto amurallado.
Puerta de Coca
Me parece una lástima que un monumento tan importante se encuentre en este estado, ya no de conservación, sino que sus propios habitantes traten así.
Anejos a la puerta, a modo de centinelas se encuentran los verracos prerromanos hallados en la zona.
Verracos prerromanos Coca
Aún me queda mucho camino para arrimarme a la fiesta, aunque no se si me dejarían, por eso de acaparar tanto caballo...
Con esto, si estáis leyendo la crónica, queda desvelado de donde provenían las sevillanas que amenizaban la mañana ;)

Dejo Coca y me dirijo a Navas de Oro, para desde aquí enfilar de nuevo, literalmente, hacia Cuéllar, ya en la provincia de Valladolid.
En esta población tenía pensado pasar un buen rato, descansar del trayecto y disfrutar de su rico patrimonio. Prueba de ello es la iglesia de El Salvador
iglesia de El Salvador, Cuellar
Construcción mudéjar de 1299
iglesia de El Salvador, Cuellariglesia de El Salvador, Cuellar
iglesia de El Salvador, Cuellar
La puerta, o Arco de San Andrés
Arco de San Andrés, Cuellar
su Plaza Mayor con la iglesia de San Miguel
Iglesia San Miguel, Plaza Mayor, Cuellar
o su castillo, declarado Monumento Artístico Nacional en 1931, junto a las murallas. El edificio aparece documentado en 1306, siendo rey Enrique IV, quien cedió la villa de Cuéllar y el castillo a D. Beltrán de la Cueva, Duque de Alburquerque, en 1464. Por ello, también es conocido como el palacio de los Duques de Alburquerque.
Ando algo perdido por la difícil señalización, con esto de ponerle dibujitos a los fondos de los carteles, no hay dios que los entienda, y tal vez motivados por mis movimientos erráticos (por buscar algún tipo de explicación), un par de subnormales, porque fueron dos, me hacen sendas pirulas, una de ellas con riesgo para mi integridad, así que cabreado decido mandar al pueblo a tomar por culo, y continúo hacia el siguiente destino. Peñafiel.

Aunque antes, dos curiosidades más sobre Cuéllar. Si os gusta el mundo de los cuernos, ya lo sabréis, pero sino en esta población presumen de poseer los encierros más antiguos de España.
Y esta otra que no todo el mundo apreciará. Ponen las tejas del revés que en el resto del mundo. ;)
Cansado, sudado y agobiado, decido parar a comer algo en un banco a la sombra de un árbol que me encuentro a pie de carretera. Concretamente en Aldeayuso, apenas a una curva de Peñafiel. No me arrepiento, era muy colorido y se estaba muy fresquito
Este fin de semana es la concentración motera de Aranda de Duero y por la cercanía con Peñafiel, comienzan a aparecer motos por todos lados. Aún hoy sigo sin estar seguro de si fue una alucinación por el calor o fue real. El caso es que anduve rodando unos metros con una Africa Twin preparada para viajar, con maletas, conducida por una chica, que por la trenza adiviné era rubia . Lo mismo que llevo soñando toda la vida. Debería haber seguido hasta Aranda, o hasta el fin del mundo, donde se dirigiera, nunca lo sabré.
Castillo de Peñafiel
En su lugar, me adentro en Peñafiel, para visitar su castillo. Levantado en el s. X, aunque su aspecto actual sea producto de importantes remodelaciones acaecidas durante los siglos XIV y XV.
Castillo de Peñafiel
A esta hora, el castillo y el museo del vino que alberga en su interior se encuentran cerrados.
Peñafiel
Tras disfrutar de las vistas que ofrece esta perfecta atalaya y como no me apetece esperar a que abran, me bajo de nuevo al pueblo, a la denominada Plaza del Coso.
Plaza del Coso Peñafiel
Esta plaza, como su nombre indica, fue creada en la edad media para albergar espectáculos taurinos. Es utilizada para otros motivos a lo largo del año, como el acto de la Bajada del Ángel el Domingo de Resurrección, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.
Plaza del Coso Peñafiel
Plaza del Coso Peñafiel
Justo al lado, se encuentra la iglesia convento de San Pablo.
iglesia de San Pablo Peñafiel
Levantado en 1324 por el Infante Don Juan Manuel en lo que era el antiguo alcázar de Alfonso X El Sabio. Aquí es donde se hizo enterrar.
iglesia de San Pablo Peñafiel
Tras esta visita, también frustrada por el horario; me hubiera gustado visitar la capilla interior de estilo plateresco, donde están enterrados los colegas. Me busco un bar fresquito donde resguardarme por un momento del calor acuciante que me está matando. Necesito una birra fresquísima.

Tras salir del bar, decido saltarme las paradas que traigo apuntadas y me dirijo directamente a Burgos, lo que más me apetece en este momento es una ducha fresca y conocer la ciudad.
Catedral de Burgos
Así que por el recorrido mas corto que trazo en el mapa, me dirijo hasta allí.

De la estancia en Burgos, os pongo algunas de las fotos que hice, así no alargo más la crónica. Todas son por el casco antiguo y no necesitan explicación.
Paseo BurgosCalle Burgos
Puerta lateral Catedral BurgosPuerta Universidad Burgos
Rosetón catedral Burgos
Catedral Burgos
En unos días publicaré la segunda parte correspondiente a la ruta del domingo, y posteriormente el viaje de vuelta. He decidido dividirlo, para intentar hacerlo más ameno.

Espero que os haya gustado tanto como a mi hacerlo.
V'ss