Cabañeros por el norte

Llevo toda la semana consultando el oráculo meteorológico en busca del día con la menor temperatura mínima, quiero estar antes de mediodía en casa para no asarme a fuego lento.

La ruta que seguiré ya la puse en otra ocasión en el blog, -la ruta del Alto Cabañeros 2- por lo que aunque llevo la cámara, no debería darme para crear una entrada nueva... ¡ja!
Yamaha YBR 125
Me levanto al pintar el día, pero tras entretenerme un poco, salgo a las 8 de la mañana. Voy rememorando mentalmente la ruta propuesta en la anterior entrada, no en vano, voy descontando kilómetros de la para mí, ya mítica CM-412.
Atravieso Porzuna y continúo recto hacia la parte norte del P.N. de Cabañeros. Hasta este momento, incluso llevo algo de fresquito, ruedo encantado, tranquilamente a unos 90 Km/h por la inmensa recta que une esta población con la presa del embalse de la Torre de Abraham.
La carretera se adentra entre maizales, la temperatura baja bruscamente y empiezo a sentir frío.
YBR entre maizales CM-403
Decido hacer la ruta en YBR, principalmente por su amplio recorrido de suspensiones, ya veréis el por qué.
YBR entre maizales CM-403
El embalse debe su nombre a los restos de una pequeña torre de origen musulman que se alza sobre el cerro que domina la cabecera de éste. Ya citada en el s. XII
Torre de Abraham s. XII
Lo pone bien clarito en el cartel del cerro de al lado. ¿o soy el único que ve letras musulmanes en él?
cartel Torre de Abraham s. XII
Desde otro punto de vista
Torre de Abraham s. XII
Y continúo dejando atrás el lugar. La carretera vuelve a estar trazada con tiralíneas, esta vez, atravesando la raña en toda su extensión.
YBR Raña Cabañeros
Dicen que esta zona es conocida como el Serengueti español. No he estado allí, pero si eso dicen... el único león que he visto ha sido el que estaba parado en el mirador del embalse.
YBR Raña Cabañeros
En el cruce con la CM-4017, giro a la izquierda. Me dirijo hacia Retuerta del Bullaque. Apenas a 1 kilómetro a la salida de Retuerta, camino a Navas de Estena, se pueden encontrar fósiles de trilobites.

Paro un poco, supongo que será aquí que está la piedra excavada, pero no me voy a entretener en busca de un trofeo de este tipo.
Esta información me llevó a acabar leyendo sobre la formación geológica de la zona. No os voy a meter una paliza con esto, simplemente me ha servido para comprender como se formaron los montes tan espectaculares que se presentan ante mí, e introducir un poco estas impresionantes fotos del acceso a Navas de Estena.
Navas de Estena
Navas de Estena
Atravieso el pueblo, no sin dificultades, sus pasos de peatones elevados parecen más bien las rampas de salida de las cronos de las vueltas ciclistas.
La carretera se vuelve carreterín, de los que no tienen líneas en el centro, ahora denominada CM-4153. Estupendamente asfaltado. Lo malo es que lo bueno dura poco, en el límite provincial con Toledo, la carretera vuelve a su estado anterior.
limite provincial CM-4153
Este es el principal motivo de hacer la salida con esta moto. A partir de aquí, tengo más de 50 kilómetros de asfalto totalmente descarnado. No es que sea un problema, hay tramos de algunas avenidas principales de Ciudad Real con peor estado, pero sí resulta incómodo.
Hito CM-4153
Termino de coronar el puerto y me acerco a descansar al Risco de las Paradas.
Risco de Las Paradas YBR
El farallón de roca hace que el mirador esté al resguardo del viento, lo que hace que si paso aquí mucho tiempo, acabe asado al vapor. No hay sombra y el sol ya empieza a picar.
Risco de Las Paradas
Vista desde el Risco de Las Paradas
Me vuelvo al mirador del puerto, que corre un poquito de viento y refresca la falta de sombra. Aquí las vistas sobre el valle también son majestuosas.
Tras el descanso, por fin me adentro en la CM-4157, la musa de esta ruta.

Soy consciente del mal estado del piso, voy con prudencia, pero mi atención se la lleva el verdor que presenta la floresta que envuelve el camino por momentos.
CM-4157CM-4157
Para nada me esperaba esta intensidad de color en esta época del año.
Llego al cauce del río Estena, y si antes rodaba admirado, ahora estoy flipando.
CM-4157 Río Estena
Si me traen con los ojos vendados y al quitarme la venda, en este mismo punto, me preguntan donde estoy, fijo que no lo adivinaría nunca.
CM-4157 Río EstenaCM-4157 Río Estena
Me encuentro al sur de Toledo, a mediados de Agosto y viendo helechos a pie de carretera. Este lugar es mágico.
CM-4157 Río Estena
CM-4157 Río Estena
Continúo, que apenas llevo 5 kilómetros y un millar de paradas :)
CM-4157CM-4157
CM-4157
Ruedo absorto, deleitándome con el vergel en el que me hallo, cuando a la salida de una curva, me doy de bruces con el paisaje más dantesco que puedo imaginar en este momento.
CM-4157 quemado
No tengo recuerdos sobre noticias de este incendio. Probablemente sea del año pasado. Qué lástima.
CM-4157 quemado
Suerte que no es mucho, apenas una ladera de uno de los montes, y enseguida vuelve la viva vegetación.
CM-4157
Con el ánimo algo ofuscado por esta visión, dejo pasar algunos kilómetros en los que la vegetación se abre, los arboles pasan a ser arbustos y el color verde intenso que me ha acompañado hasta ahora se apaga a tonos más amarillentos, algo más acorde con el verano.
CM-4157
La casa de Cigüeñuelas, sirve como referencia para indicar el final del recorrido mas agreste de este tramo.
CM-4157 Casa de Cigüeñuelas
CM-4157 Casa de Cigüeñuelas
A partir de aquí comienzan a aparecer con mas frecuencia los terrenos de cultivo, y con ellos, las rectas se alargan cada vez mas.
CM-4157 río Frio
Ya me veía surcando el camino por la larga recta que da fin a esta zona tan especial, cuando una curva a la derecha en cuesta abajo, me muestra el último de los recodos más espectaculares de la ruta. El paso del cauce de río Frío.
CM-4157 río Frio
Un sorbo de la botella de agua, ya caliente, y los mosquitos que salen a darme la bienvenida al poco de estar aquí, hacen que no tarde mucho en volver a salir.
CM-4157 río Frio
El calor ya empieza a hacerse notar. Tras salir de la influencia del curso del río, ahora sí, se muestra ante mí la inmensa recta que sabía que llegaría. El asfalto resulta extremadamente botón, lo que hace que tenga que parar de forma inesperada. Con tantas vibraciones, un espejo retrovisor se ha aflojado y la primera impresión que me llevo es que se cae.
CM-4157
Por suerte, la rosca es grande y no existió tal riesgo, pero el susto no me lo quita nadie. Tras solventar el incidente, enseguida llego al cruce, donde comienza de nuevo la civilización.
CM-4157
Una última fotografía ilustrativa y guardo la cámara, aún me quedan 100 kilómetros para llegar a Ciudad Real por el lado corto y está muy avanzada la mañana. Me he entretenido demasiado.
Me sobran los últimos 40, como me temía, el aire que corto ya quema y no se donde meterme. Llega incluso al límite de ser desagradable.
Aunque ha merecido la pena, hasta que no refresque no vuelvo a salir más de 2 horas. Creo que la volveré a repetir en otoño, pero con comida y un par de tarjetas y baterías para la cámara. ;)

Espero que os haya gustado.
Un saludo, V'sss