Mi 5CN del ClubYBR. Sábado y Ruta de Vuelta

El sábado comenzó con una mascletá, (cosa que no hizo gracia a los que aún estaban durmiendo), pero es que a las 10 iniciábamos la ruta.

Vista de Millares desde el cuarto de baño de mi habitación del albergue.

El destino era Requena, donde estaban programadas la visita a una bodega de cava y la comida, 

Llegando a la bodega.  Imagen cedida por Supergiulia

 y bueno, que decir del camino... no tengo palabras. Hasta el cruce con la N-330, eso es una pasada. No existe un metro de línea recta, con diferentes tipos de asfalto y anchuras, pero estoy seguro que allí se inventó la carretera con curvas. Sólo hay que tener cuidado, de no pasarse, ya que por los desprendimientos, puede haber alguna piedrecita en el asfalto y darte algún que otro susto, y sobre todo andarte con ojo con los quemaos, que por allí suelen "circular" mas de uno. De hecho casi tenemos un percance por un gilipollas que se puso a adelantarnos con línea continua en plena curva sin visibilidad a izquierdas y casi se lleva por delante a un pobre ciclista.

 Imagen cedida por Supergiulia

 Imagen cedida por Supergiulia

Tras la comida, el grupo se dividió entre los que queríamos visitar el Embalse de Millares y los que se volvían al albergue.

esperando la partida. Imagen por cortesía de Manel.

Aquí y gracias a una equivocación en un cruce (cogimos la N-322 en lugar de la N-330) dimos una vuelta que no estaba programada, cosa que a mi, me permitió pasar el mejor momento de todo el fin de semana -en lo que se refiere a montar en moto-. Esto me llevó a estrujar la moto al 100%, pero la situación la requería, y dado el potencial de la motillo, no creo ni que infringiera ninguna norma de circulación.

Ese soy yo, a la salida de Requena. Imagen cedida por Supergiulia

Dado que íbamos dos tipos de moto (las YBR y las que no lo son), decidimos que las motos grandes, fueran en un grupo delante y que fueran a su paso, y nosotros con las YBR detrás al nuestro, además de para no formar una caravana de muchas motos y crear problemas de tráfico. Cuando comenzaron las curvas de la N-322, no iba cómodo, ya que el compañero que iba delante, se refrenaba mucho antes de afrontar la curva PARA MI FORMA DE CONDUCIR, y decidí romper la baraja y tirar yo a mi paso. -Esto no lo hago normalmente, ya que es romper la disciplina del grupo, pero como andaban adelantando y retrasándose algunos con sus potentes máquinas, pues me aventuré-. A partir de este momento, fue la diversión total. Enrosqué el puño a tope, y como las curvas eran buenas, no tuve que tocar el freno ni un instante -De todas formas, iba a 110-120 - hecho que me permitió coger al grupo delantero y casi casi ponerme en cabeza, si no llegamos a parar en una salida, al darse cuenta de que íbamos mal. Esto sucedió a la altura de Villatoya, osea que casi me acompaña la comitiva a casa jajaja. Abandonamos la nacional dirección Casas de Ves y de ahí a Cofrentes. Ya aquí, bajo la disciplina del grupo, tampoco hay que sacar los pies del tiesto tanto. Parece mentira, pero mientras circulamos por la provincia de Albacete, fue todo un monólogo; carretera recta, curva de 90º, carretera recta, ..., y fue entrar en la provincia de Valencia, y comenzar de nuevo un sinfín de curvas. Se ve que cuando repartieron las provincias, el valenciano era motero, y al nuestro le daba miedo o algo.
En Cofrentes cogimos la N-330 dirección Requena para introducirnos otra vez en el paraíso de las curvas por la CV-425 para regresar al albergue. A la altura de Venta de Gaeta, unos pocos volvimos para atrás hasta Los Pedrones para repostar y dejar este tema zanjado para la vuelta.

Curvas de regreso. Imagen cedida por Supergiulia

Imagen cedida por Supergiulia

 Llegando a Dos Aguas. Imagen cedida por Supergiulia

 Imagen cedida por Supergiulia

Al final, se nos hizo tarde y nos quedamos sin ver el embalse, cosa que no me importó mucho, ya que tenía planeado visitarlo el domingo durante la vuelta a casa.

Un punto entre Millares y Dos Aguas.

llegando al albergue se nos echó la noche encima.

detalle de las nubes. Bonitas.

Mapa del día:


Ver mapa más grande


Para la vuelta del domingo, decidimos salir a 2ª hora, ya que a primera, igual aún no estaban las carreteras puestas, así que entre despedidas y demás, hasta eso de las 10 no iniciamos el regreso.
Tras el fiasco (a medias) del planteamiento de la ruta de ida (el tramo de 20Km. de pista que me quería endosar el gmaps), decidí utilizar el street view cuanto pudiera para confirmar el estado de las carreteras por las que circularíamos y junto con las indicaciones de un compañero del club YBR, decidí aventurarme -sí, aventurarme, ya que aunque la mayoría de las veces me acompaña Javi, nunca se mira las rutas y vamos por donde yo digo- por un carreterín que no está marcado ni como carretera en los mapas que nos llevaría hasta Otonel y posteriormente hasta Cortes de Pallás atravesando la Reserva de Muela Muela de Cortes.

uno de los cuatro túneles que hay que pasar. Ver el tipo de asfalto.

Este tramo, apenas está señalizado, pero no tiene mayor problema, ya que sólo hay que seguir por el asfalto menos malo. A lo primero, el asfalto es una pena y apenas se puede ir a 30 Km/h, pero no importa mucho, ya que el paisaje tampoco te invita a correr más.
detalle de una de las vistas del tramo.

una parada para disfrutar del paisaje.

A mitad de camino se mejora considerablemente, pudiendo ir un poco más rápido, pero no merece la pena ya que te perderías las vistas.

Ya estamos en el tramo reasfaltado. Cerca de Otonel.

vistas de Otonel.

En este trayecto, desde Millares hasta Cortes de Pallás, hay unos 30 Km.

Llegando a Cortes de Pallás.

esta sin moto.

 a través de este túnel se accede al pueblo.


y otra toma más.

Una vez dejamos atrás Cortes de Pallás, me pasé el cruce por el que me quería meter para llegar a Cofrentes, y tuvimos que dar una pequeña vuelta -fijate que pena, tal y como era la carretera- pasando por El Oro, Venta de Gaeta (por aquí pasé 5 veces) y Castiblanques de nuevo para volver a la N-330. Donde giramos dirección el mencionado Cofrentes. Aquí el tramo más entretenido es el de la Chirrichana, que tengo que añadir, que no me gusta mucho, ya que muchas de las curvas son ángulos de 90º, y no tienen una buena trazada.
En el plan llevaba regresar hasta Albacete por la CM-332, pero sobre la marcha decidimos regresar por el tramo que habíamos hecho el sábado, ya que era muchísimo más divertido. Esto es; la CM-332 es una inmensa recta y sin embargo, la CV-439 hasta la línea divisoria con Castilla La Mancha, donde ésta pasa a denominarse CM-3207 es una pasada, además de restar kilómetros a la ruta.
En medio de la subida y dado que ya llevábamos unas 2 horas montados, decidimos parar para descansar y aprovechar para disfrutar de una bonita vista de Cofrentes.

central nucelar de Cofrentes.

 vista de Cofrentes.


Además de disfrutar de como otros moteros trazaban la curvita en la que se encontraba el apartadero.






Siguiendo la CM-3207, volvimos a enlazar con la N-322 ya en su parte aburrida, que nos llevó dirección Albacete, hasta el cruce con la CM-320, después de unos 120Km. Pero no corramos tanto, ya que tras el sopor de la infinita recta que va desde Albacete a Balazote, tenemos un tramo de curvas muy pero que muy interesante. Es lo conocido como El Jardín, este sitio lo conocía de oídas, y quería recorrerlo. Además de ser un tramo con unas curvas fantásticas, y un asfalto muy bueno, el sitio es bastante interesante, ya que el trazado de la carretera va paralelo al curso de un río, por lo que está todo verde.
En El Jardín, paramos a comer un bocata (recomendable por la calidad -hecho con pan de pueblo- y el precio -con 2 cocas y 1 café, menos de 7€-) y tras descansar un poco disfrutando del GP de Mónaco, decidimos continuar ya por la CM-412 hasta casita.

En total,en todo el fin de semana, me han salido 1080Km, y lo mejor de todo, ya estoy esperando para la 6CN.



Mapa de la ruta de regreso:


Ver mapa más grande

V'sss y gracias por seguirme.


P.D. Gracias a Supergiulia y a Manel por dejarme utilizar sus fotos.

Mi 5CN del ClubYBR. Ruta de ida.

Ha pasado exactamente un año desde que dejara atrás el albergue de Seseña Nuevo y con él la 4CN cuando ya estoy puesto en marcha para otra aventura más. La segunda de este tipo para mí.
En esta ocasión, la 5CN se celebra en la Comunidad Valenciana, más concretamente en Millares. Bonito pueblo perteneciente a la comarca del canal de Navarrés.
Dado que lo que se celebra es La Nacional del ClubYBR125 y la distancia no es muy exagerada, me dispongo a hacer este viaje en mi YBR.
 La motillo lista para la batalla

La motillo y las autovías no se llevan demasiado bien, por lo que siempre busco un itinerario alternativo por nacionales, a poder ser con muchas curvas y lugares pintorescos para visitar, ya que, en este caso, dispongo de todo el día para llevar a cabo el viaje.

Nos pusimos en marcha, Javi -que me acompañó en todo momento, pese a ir a paso lento- y yo bajo la amenazante compañía de nubes acechando con descargarnos encima todo su contenido y una temperatura fría para las fechas en las que nos encontramos, pero con el equipamiento adecuado, esto no representaría ningún inconveniente. La previsión indicaba la posibilidad de mojarnos el viernes, para posteriormente hacer bueno el sábado y el domingo.
Mi mayor preocupación era el viento, debido a la montura elegida, tan dependiente de dicho elemento para su rendimiento en carretera abierta.
Iniciamos la marcha en el peor escenario posible, por delante teníamos más de 80 Km. de autovía con viento en contra, un viento que no me permitiría a veces superar los 80 Km/h. Por suerte, mientras iniciábamos la incorporación a la A-43, tuvimos que ceder el paso a un trailer, hecho que, aún a sabiendas de que no es muy seguro, me permitió meterme en su rebufo y así poder viajar a algo más de 100 Km/h -mi tacómetro marca correctamente- hasta pasado Daimiel dónde al intentar maximizar la distancia de seguridad, perdí el rebufo y nos dejó atrás, aquí comenzó el pequeño calvario por culpa del viento frontal y la intermitente lluvia, hasta llegar a la salida donde abandonaríamos la autovía en Argamasilla de Alba para proseguir camino por la CM-3115 dirección Las Lagunas de Ruidera.

El tiempo durante todo el viernes fue de tormentas, cosa que nos permitió con una gran dosis de suerte no mojarnos en todo el trayecto, justo cuando comenzábamos a meternos bajo la nube que estaba descargando y empezaba a chispear, la carretera giraba, o justo llegábamos a algún cruce que nos permitía ir esquivando las nubes, pasando algunas veces por el asfalto aún húmedo por el reciente chaparrón. Esta situación se dió, por ejemplo, en el momento de abandonar la A-43.

Aquí, creo que se aprecia lo que acabábamos de esquivar.

Circulando por la CM-3115 llegamos al paraje del embalse de Peñarroya, con su ermita/castillo de la Virgen de Peñarroya, donde paramos para estirar las piernas, cosa que hicimos mas bien poco, ya que estaba comenzando a llover y tras hacer la foto de rigor, continuamos a ver si lográbamos no mojarnos.


Aquí los artistas.

Esta circunstancia, nos hizo también alterar un poco la ruta, ya que tenía intención de llegar a Ossa de Montiel por el carreterín que va bordeando las lagunas pero en su lugar, cogímos la N-430 que no abandonaríamos hasta Albacete.

Hicimos otra parada en Barrax, para ver el molino, esta algo más extensa, aun cuando hacía un viento que te tiraba. Siempre que he pasado por allí y veía el cartel de la carretera que indicaba el sitio, decía "luego paso otro día", y ya que pasaba, pues aproveché la ocasión. 





Tras un merecido café nos dispusimos a continuar.
Dejamos atrás Albacete por la N-322 y sin más historia continuamos hasta donde teníamos pensado comer, Alcalá del Júcar.


Aquí nos dispusimos a visitar el castillo pero nos lo encontramos cerrado ya que eran algo más de las 2,

 Desde un apartadero en la carreterita que va al castillo.



 Que fresquito se tiene que estar aquí en verano

La zona del río.

así que volvimos por nuestros pasos y bajamos para dar una vueltecita por la zona del rio, para ver el puente romano y la zona aledaña, cosa que tampoco pudimos hacer porque se puso a llover. Circunstancia que aprovechamos para meternos en un bar a comer.


Estas dos fotos son de otra ocasión.

Una vez iniciamos la marcha, continuamos dirección Ayora, haciendo otra parada para ver desde otro punto de vista el privilegiado paraje de Alcalá del Júcar, esta vez desde el mirador que hay en la salida hacia Alpera.


Una mini panorámica.

Este tramo este es muy bonito, tanto por paisaje como por trazado, ya que tiene una zona de curvas bastante entretenida. Aunque si es por trazar curvas, aún no sabíamos la que se nos venía encima...

Fue atravesar Ayora y cambiar totalmente de registro.

 
 Entrada a Ayora por la CV-440

Nos dirigimos a Enguera por la CV-590, una carretera local sin arcenes, llena de curvas y con diferentes tipos de asfalto, anchura y señalización dependiendo de por donde discurrieramos, ya que en la zona que atraviesa, han montado hará poco tiempo una infinidad de molinos y dependiendo de por donde hubieran entrado los vehículos, el tramo está recién asfaltado o no -otra explicación no le veo-. Son aproximadamente 50 Km. de ir a paso lento, tanto por el tipo de carretera como por las vistas. Perfecto para viajar en YBR.







Yendo por aquí, lo cierto es que dimos una buena vuelta -a la postre, mereció mucho la pena-, pero la culpa fue del Google Maps, ya que desde Ayora a Bicorp, me mandaba por una carretera de unos 20 Km. Bueno, diciendo carretera he sido muy generoso, en realidad, era una pista de tierra, y cuando me dí cuenta planeando el viaje y por no repetir tramo, decidí dar la vuelta esta, ya que la vuelta la haría por la zona norte.
El tramo que discurre entre los pueblos de Enguera, Anna, Chella, Navarrés y Bicorp, es muy parecido y se pasa bien y sin mayor complicación.
En Chella, hicimos una parada para visitar el Mirador del Salto. Un lugar precioso, pero que si no lo conoces, no te das ni cuenta de que está ahí, ya que nada indica que pueda haber algo tan bonito por ahí.

Una pequeña muestra de tal preciosidad.

con algo de zoom
esto es un experimento... la iglesia de Chella al fondo.

Paramos de nuevo en Navarrés, a repostar, ya que a partir de aquí, no hay gasolinera hasta Los Pedrones, (a casi 80Km.) por lo que os podéis meter en un lío si no tenéis en cuenta este detalle. Aquí, nos juntamos con otros compañeros del club, que asistían también a la concentración. Éstos venían del sur de Andalucía, Murcia y Alicante, con lo cual, nos juntamos un grupito de 7 motos. Iniciando todos juntos el trayecto hacia Millares.

imagen cortesía de Mikuni

La carretera se vuelve retorcida como ella sola, introduciéndonos en un paisaje precioso, mejorando incluso lo bonito que era antes y con muy buen asfalto, aún teniendo que ir pendientes por la sensación de encontrar algo de grava en alguna curva. Pasado Bicorp, existe un lugar donde se pueden ver algunas huellas de dinosaurio, pero por un pequeño malentendido, nos pasamos y nos la dejamos sin visitar.




Una vez llegamos al albergue, aparcamos las motos y comenzó la parte de la concentración de saludar a los viejos amigos y conocer a los nuevos. Y como el motor de la motillo estaba descansando, de los casi 440 Km. que hizo, aquí acaba el día 1 de mi 5CN ;-)

No me acosté sin cenar.

El mapa.

Ver mapa más grande